CRA ALTA RIBAGORZA
HACEMOS ESTA WEB...
Últimos comentarios en:
Escuela de Padres y Madres
¿QUÉ PODEMOS HACER ANTE LOS CELOS DE LOS HIJOS?, piripilo
¿QUÉ HACER PARA QUE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS SEAN RESPONSABLES?, carina
¿POR QUÉ TENEMOS TANTAS DIFICULTADES PARA ESTABLECER LOS LÍMITES A LOS HIJOS Y A LAS HIJAS?, C@rolina
¿QUÉ HACER ANTE LA TOZUDEZ DE LOS HIJOS E HIJAS?
¿EN QUÉ CONSISTE PROTEGER Y SOBREPROTEGER A LOS HIJOS E HIJAS?, MarcelaJimenez
¿POR QUÉ NO HACEN CASO LOS HIJOS A LOS PADRES?, camila
¿CÓMO PODEMOS AUMENTAR LA PACIENCIA CON LOS HIJOS?, rocio
¿POR QUÉ SE ABURREN LOS HIJOS E HIJAS?, MADRE DE FAMILIA
CARTA DE UN HIJO A TODOS LOS PADRES Y MADRES DEL MUNDO, LUISANAYAVEGA
¿INFLUYEN LAS EXPECTATIVAS DE LOS PADRES SOBRE LOS HIJOS?, Juliana Gómez
¿EDUCAN BIEN LOS ABUELOS A SUS NIETOS?, rosario plasencia
¿POR QUÉ NO HACEN CASO LOS HIJOS A LOS PADRES?
ORIENTACIONES PARA MEJORAR EL LENGUAJE DE TUS HIJ@S, Diana
¿CÓMO MOTIVAR A L@S HIJ@S PARA QUE LEAN?, pablo
¿QUÉ PODEMOS HACER PARA REEDUCARNOS EMOCIONALMENTE? (I), Ruth
¿CÓMO PODEMOS REEDUCARNOS EMOCIONALMENTE? (y II), Hola mi nombre es Elizabeth
LAS RABIETAS, karina elias vega
¿QUÉ HACER PARA QUE MI HIJA SE GUSTE A SÍ MISMA?, Catalina Lizano
AUTOCONCEPTO Y AUTOESTIMA, adriana
Guía para familias con hij@s adolescentes
¿CÓMO MEJORAR LAS RELACIONES CON LOS HIJOS?, Papa desesperado
ENURESIS NOCTURNA, gaby
¿ENTIENDEN LOS HIJOS CÓMO LES EDUCAN SUS PADRES?, yolanda
¿POR QUÉ SOBREPROTEGEMOS A LOS HIJOS?, DAVID DIAZ
¿VA BIEN “DAR UNA BOFETADA A TIEMPO” A LOS HIJOS?, jose
¿EDUCAMOS ADECUADAMENTE PARA LA SEXUALIDAD?, chia
DESARROLLO SEXUAL EN LA INFANCIA, el santo
¿POR QUÉ SE ROMPE LA COMUNICACIÓN CON LOS HIJOS?, Especialista en conducta de jovenes
¿PERMITIMOS QUE SE RESPONSABILICEN LOS HIJOS?, Sandra Gonzàlez
¿QUÉ HACER ANTE EL ACOSO ESCOLAR?, Anonimo
¿CÓMO PRESENTAR LA MUERTE A LOS NIÑOS?, NELLY
¿CÓMO PLANTEAR A LOS HIJOS LA SEPARACIÓN DE SUS PADRES?
¿POR QUÉ ESTÁN LOS PADRES Y LAS MADRES ALGO DESORIENTADOS?, soy eli, la madre de una niña de 7 años-
¿CÓMO AYUDAR A LOS HIJOS A TENER AUTONOMÍA?, mujer enojada
¿CÓMO ACTUAR CUANDO EL PADRE Y LA MADRE TIENEN CRITERIOS DISTINTOS?, ’? olmos
¿Conviene darles paga a los hijos?
¿CUÁL DEBE SER EL PAPEL DE LOS PADRES CON LOS “DEBERES ESCOLARES”?, anto
¿ES ADECUADO QUE LOS NIÑOS TENGAN TELÉFONO MÓVIL?, hanna delgado
¿CÓMO MOTIVAR A LOS CHICOS Y CHICAS POR EL ESTUDIO?, patricia
¿QUÉ PODEMOS PERMITIR A LOS HIJOS?, Mama
¿LE REGALAMOS UN TELÉFONO MÓVIL AL NIÑO?, isa
¿CÓMO ESTABLECER LOS LÍMITES MEDIANTE PACTOS?, maria clara miranda
¿QUÉ INCONVENIENTES PRESENTA LA TV PARA LOS CHICOS?, LUlu
¿POR QUÉ HAY NIÑOS QUE PRESENTAN PROBLEMAS CON LA COMIDA?
¿CÓMO PREPARARSE PARA CUANDO LOS HIJOS SE VAYAN DE CASA?, ara
¿CÓMO COMBATIR EL ESTRÉS DE LOS PADRES Y DE LOS HIJOS?, VJ Macisoman
¿CÓMO APRENDER A DEJAR EL SENTIMIENTO DE CULPA?, Stella
¿QUÉ HACER CON LOS HIJOS EN VACACIONES?, Ginger
¿CÓMO AFRONTAR LOS PRIMEROS DÍAS DEL CURSO ESCOLAR?, David
¿CÓMO EDUCAR PARA EL TIEMPO LIBRE?, Carlos Flores
Alimentación infantil, gemma yitzel
¿POR QUÉ LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS RECLAMAN TANTA ATENCION?, viviana
¿POR QUE TENEMOS TANTAS DIFICULTADES PARA ESTABLECER LOS LIMITES A LOS HIJOS Y A LAS HIJAS?
¿POR QUÉ SE BURLAN UNOS CHICOS DE OTROS?, Andres
Prevención de alteraciones en el lenguaje, luna maria cristina
¿SE SIENTEN LOS NIÑOS SUFICIENTEMENTE QUERIDOS POR SUS PADRES?, ionela
¿POR QUÉ LOS PADRES/MADRES NECESITAN APOYAR AL PROFESORADO?, panda
¿QUÉ PODEMOS HACER ANTE LAS PELEAS DE LOS HIJOS E HIJAS?, CARMEN
¿CÓMO ORGANIZAR UNA ESCUELA DE MADRES Y PADRES?, Anais
¿POR QUÉ LES CUESTA A LOS NIÑOS ACEPTAR A UNA MADRASTRA O PADRASTRO?
¿POR QUÉ MIENTEN LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS?, LUZ
¿CÓMO HACER PARA QUE LOS CHICOS APRENDAN A RESPETAR?, la chikis
¿CÓMO AUMENTAR LA AUTOESTIMA PROPIA Y DE LOS HIJOS?
¿EN QUÉ CONSISTE LA “ENSEÑANZA EN CASA”?, agamenon13
¿CÓMO VEN LOS HIJOS A SUS PADRES Y MADRES?
¿SABEMOS CUIDAR EL CAMPO EMOCIONAL DE LOS HIJOS? , Grecia
¿CÓMO HACER PARA QUE LOS HIJOS ADMINISTREN BIEN SU PAGA?, Elisenda
¿SE EDUCA EL SENTIDO DEL HUMOR?, Lluís
¿Es mi hijo o hija superdotado?, Lorena
¿En qué consiste la mediación escolar?, belen diaz
Las Mentiras en los niños
Guía de juguetes por edades y recomendaciones para su compra, nadia
¿Por qué los niños no valoran lo que tienen?, nursetoledo
¿Cómo hacer para que los niños coman bien?, angyels
¿PREPARAMOS A LOS NIÑOS PARA LA ADOLESCENCIA?, Yo soy Luis Catalán
¿QUÉ NECESITAN SABER LOS PADRES PARA EDUCAR A LOS HIJOS?, MMZ
¿HABLAN LOS PADRES DE LA SEXUALIDAD CON SUS HIJOS?, http://porunasupervidasexual.com/blog/
Efectos del Cambio de País o residencia, CRISTINA
¿CÓMO ACTUAR ANTE LA QUEJA?, carla
¿CÓMO LLEGAN LOS JÓVENES AL PASOTISMO?, Salvador Vega
¿CÓMO ACTUAR ANTE LOS PROBLEMAS QUE SE PRESENTAN?, taliha
¿QUÉ HACER PARA QUE LOS CHICOS LLEVEN BIEN EL CURSO?, Ana
¿QUÉ RESPONSABILIDADES NECESITAN ASUMIR LOS NIÑOS EN CASA?, martina stoesel
¿QUÉ PODEMOS APRENDER LOS PADRES DE LOS HIJOS?, yuly
¿QUÉ HACER CON LOS HIJOS LOS FINES DE SEMANA?, Sandra
¿PARA QUÉ CONTAR O LEER CUENTOS A LOS NIÑOS?
¿QUÉ VENTAJAS E INCONVENIENTES TIENEN LOS HIJOS ÚNICOS?, tryny
¿CÓMO ACTUAR CON LOS HIJOS REBELDES?, Lucía
¿CÓMO CONDUCIRSE CUANDO LOS HIJOS PRESENTAN PROBLEMAS?, jose
¿CÓMO ACTUAR CON LOS HIJOS ADOLESCENTES?, BELINDA
¿POR QUÉ SE NECESITAN LAS NORMAS Y CÓMO ELABORARLAS?, Tamara
¿CÓMO AYUDAR A LOS NIÑOS CON SUS SUFRIMIENTOS?, lbertha mundo solano
¿SOMOS CONSCIENTES LOS PADRES DE CUÁNDO SOBREPROTEGEMOS A LOS HIJOS?, Maritza Díaz Casapia
¿SON EDUCATIVOS LOS CASTIGOS?, soledad
¿QUÉ ES LA PEDAGOGÍA WALDORF?, kevani
¿TIENE EFICACIA LA REPETICIÓN DE CURSO?, Alejandra
¿CÓMO ENSEÑARLES BUENOS MODALES A LOS CHICOS?, anonimo
¿RESULTA ÚTIL EL SUFRIMIENTO DE LOS PADRES Y DE LAS MADRES?, biblioteca de estadilla
¿LES AYUDAMOS A LOS HIJOS E HIJAS A SENTIRSE CAPACES Y VALIOSOS?, lilia
¿SE EDUCA EN EL RESPETO A LA MULTICULTURALIDAD?
¿QUÉ BENEFICIOS TIENE PARA LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS JUGAR AL AJEDREZ?, Joaquin Gorreta
¿EN QUÉ CONSISTE EL MOVIMIENTO “SLOW” EN LA EDUCACIÓN?, Hanna
¿Qué debe saber un niño (o una niña) de 4 años?, Adamaris- Zafiro
Estás aquí: INICIOPADRES Y MADRES Escuela de Padres y Madres PÁGINA:  [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >
Escuela de Padres y Madres
Actualizado el Jueves 29 de septiembre de 2016.

¿POR QUÉ NO LES ENSEÑAN A PLANCHAR Y A PONER LA LAVADORA?
Pepe López / Sábado, 11 de septiembre de 2010
62325
62325

A los padres y a las madres les gusta que sus hijos asuman sus responsabilidades y aprendan a resolver los problemas que se les presentan, sin embargo, a bastantes chicos y chicas esto les resulta difícil de realizar.

Los padres les repiten una y otra vez: haz tu cama, pon la mesa, haz las tareas del colegio... Seguramente les parece que insistiendo van a tener mejores resultados, pero no suele suceder así. Los hijos saben perfectamente lo que les corresponde hacer y, por tanto, les sobran los continuos recordatorios, los sermones y las amenazas. Lo que procede es probar otras formas que pueden tener más eficacia.

Conviene presentar a los hijos la responsabilidad como una NECESIDAD, no como una obligación ni como una especie de castigo. Va bien decirles que mientras uno está vivo precisa resolver cada día muchos asuntos: asearse, desayunar, estudiar, lavar, planchar, cocinar, comprar… Por tanto, ante este tipo de tareas sólo cabe una solución: hacerlas. No tienen sentido el “No me gusta o no me apetece o luego lo haré”. Y si los niños las dicen, los padres les contestarán: “Hijo, lo necesitas hacer”.

Asimismo los padres precisan PERMITIR que los hijos aprendan cómo se hacen las faenas y las conviertan en hábitos o rutinas. Con frecuencia los padres les hacen las tareas, les sobreprotegen, sin darse cuenta de que esa gestión incorrecta perjudica a los niños, ya que les crea dependencia y merma su autoestima.

Existen actividades que los niños pueden empezar a desempeñar desde muy pequeños, y otras que requieren más madurez y un aprendizaje hasta poder hacerse cargo totalmente de ellas, por ejemplo, de la lavadora.

Limpiar la ropa conlleva una serie de trabajos: clasificación por colores y tejidos, detergentes, temperatura, programas, tender… Aunque parece un poco complicado, un niño puede aprenderlo, de forma gradual, sin ninguna dificultad. Si maneja perfectamente un ordenador, ¿cómo no va a aprender el funcionamiento de una lavadora que es bastante más sencillo? Algo parecido ocurre con planchar la ropa. Simplemente se trata de que los padres le enseñen y le den la oportunidad de practicar.

Para que los niños incorporen la responsabilidad es útil hablar con ellos de los trabajos que conlleva la casa, escucharles, confiar en ellos y llegar a acuerdos por medio de PACTOS.

| 868 visitas | comentar

¿CÓMO MOTIVAR A LOS CHICOS Y CHICAS POR EL ESTUDIO?
Pepe López / Sábado, 4 de septiembre de 2010
152296
152296

Un número significativo de chicos y de chicas tienen una actitud negativa hacia el aprendizaje escolar y, en consecuencia, viven el estudio como una pesada carga. El mayor aliciente que presenta para ellos la escuela o el instituto es que les posibilita estar con los amigos y con los compañeros.
Dado que los chicos están muchos años en los centros escolares, los padres y el profesorado necesitarán utilizar algunas técnicas para motivarles.

La familia juega un papel fundamental para que los niños encuentren sentido al estudio, tengan curiosidad permanente por el aprendizaje y disfruten con ello. Por eso, si ven que sus padres no se quejan del trabajo, muestran interés por lo que hacen y están abiertos a nuevas enseñanzas, los hijos irán incorporando una actitud positiva hacia el estudio y hacia sus tareas habituales.

También contribuyen, en la adquisición del gusto por la escuela, los comentarios positivos que los padres hagan hacia la institución escolar y hacia el profesorado. No les ayuda a los chicos que se hable de la escuela como un lugar duro y exigente ni que las vacaciones sean sólo una “liberación” de dicha “condena”. Por tanto, va bien no hacer comentarios, como: ¡Qué ganas tengo de que empiece la escuela para que te enteres de lo que es bueno!

Asimismo resulta importante que los padres se interesen por las actividades escolares de sus hijos y les ayuden si fuera necesario. En todo momento conviene adecuar la dificultad de las tareas a la capacidad de cada chico y, al mismo tiempo, mostrarles confianza y expectativas de que pueden realizarlas. Y, a medida que vaya sintiéndose capaz, se le irán presentando nuevos retos.

A lo largo del proceso de enseñanza es importante que los padres y el profesorado valoren la constancia en el estudio e inviten a los chicos a prestar atención, más que al resultado final, a todos los pasos que conlleva el aprendizaje de cualquier tema.

El profesorado desempeña una destacada función en la motivación de su alumnado. Se puede observar que una asignatura despierta más o menos interés simplemente por el profesor que la imparte. Además, pueden usar una serie de técnicas, como por ejemplo: partir de los intereses de los niños, fomentar la participación, reconocerles los avances, desarrollar la creatividad y el sentido del humor…

| 2639 visitas | 4 comentarios | comentar

¿TIENE EFICACIA LA REPETICIÓN DE CURSO?
Pepe López / Sábado, 12 de junio de 2010

Cuando un alumno no ha alcanzado las competencias fijadas a la finalización del ciclo escolar correspondiente, tiene la oportunidad y el derecho de repetir curso, si así lo considera su tutor.

Las razones de que haya alumnos y alumnas que no adquieren dichas competencias son variadas, entre ellas: la falta de interés por el estudio, el insuficiente apoyo familiar, el absentismo, no poseer los conocimientos básicos de los cursos anteriores o que los centros de enseñanza no cuenten con bastante profesorado de apoyo para atender a los alumnos que lo necesitan.

El profesorado a la hora de plantearse la posibilidad de que alguien repita curso, suele preguntarse: “¿Qué es mejor para el alumno?”. Entonces valoran las circunstancias personales y sociales que concurren en él, teniendo en cuenta el desfase académico, pero sobre todo la madurez y el soporte familiar que tiene el alumno en cuestión. Si éstos son aceptables aumentan las probabilidades de que la repetición tenga eficacia.

La experiencia suele mostrar que, en general, la repetición tiene poca eficacia, máxime si no se sigue un plan de trabajo individualizado.

Muchos profesionales piensan que sólo en algunos casos suele resultar positivo repetir curso, por ejemplo, cuando un alumno ha estado enfermo durante bastante tiempo, o si procede de otro país y no domina bien en idioma, o si tiene inmadurez... En estas situaciones la repetición puede tener sentido para que adquieran las competencias básicas y evitar así un fracaso escolar posterior. Pero, incluso en esos casos, plantean la duda de si esos conocimientos no los alcanzarían igual promocionado de curso.
Además el alumnado repetidor suele vivir una sensación de fracaso y baja su autoestima; pierden interés por el aprendizaje escolar; se presentan en ellos problemas de adaptación, además de un coste emocional (a veces elevado) al dejar a los compañeros y amigos de su curso.

Esta escasa utilidad también está avalada por varias investigaciones realizadas en diferentes lugares, como Bélgica (comparando sus tres sistemas educativos) o una de Siebel en Francia.

Asimismo puede resultar significativo que en países, con unos rendimientos escolares bastante altos, tengan instituida la promoción automática, como ocurre en Japón, Reino Unido, Suecia, Finlandia, Dinamarca o Irlanda.

| 1523 visitas | 2 comentarios | comentar

¿QUÉ ES LA PEDAGOGÍA WALDORF?
Pepe López / Sábado, 5 de junio de 2010

Hay padres y madres que no están de acuerdo con los modelos educativos de los centros de enseñanza actuales (tanto privados, como públicos o concertados) y optan por otras modalidades, como la “Enseñanza en casa” o la creación de centros alternativos. Entre éstos destacan los que trabajan la Pedagogía Waldorf, (uno de los cuales se ubica en Zaragoza, y al mismo asisten unos treinta alumnos de Infantil y Primaria).

El fundador de la Pedagogía Waldorf fue Rudolf Steiner, filósofo (creador de la Antroposofía), y pedagogo austrohúngaro, cuyo proyecto educativo se basa en el conocimiento profundo de la naturaleza humana y en: “Formar seres libres, capaces de impartir desde sí mismos, propósito y dirección a sus vidas”.
La primera escuela Waldorf se creó en Stuttgart en 1919 para los hijos de los obreros de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria. En la actualidad dichas escuelas se reparten por todo el mundo y su modelo está integrado, en el grupo de las “Escuelas Asociadas”, a la UNESCO.

La dirección de las escuelas Waldorf es colegiada y los padres y las madres tienen una participación significativa. Su proyecto educativo se divide en tres periodos de siete años cada uno y procuran que sea el mismo profesor/a quien se encargue de todos ellos, para tener un conocimiento más profundo de cada alumno.
La metodología se fundamenta en el aprendizaje de manera natural y, por tanto, los niños no hacen exámenes, ni utilizan libros de texto durante los primeros años. La evaluación se hace mediante la observación diaria del alumnado. Parten de la motivación intrínseca de los niños, de sus intereses y de los conocimientos que ya tienen, lo cual facilita que incorporen mejor los aprendizajes.

Toman como importante: la educación emocional, el contacto con la naturaleza, el conocimiento de la lengua propia y de otras (partiendo de cuentos, poesías, canciones, teatro, leyendas...), junto al arte, la artesanía y las matemáticas; y prestan especial atención a la tolerancia y a la solidaridad. Así mismo, dentro de su modelo, se recoge la sustitución de los castigos por el fomento del autocontrol y del autoconocimiento.

Todos los aspectos y contenidos se programan como un todo, desde un planteamiento holístico, considerando “el pensar, el sentir y el querer” como dimensiones fundamentales para la educación integral.

| 2499 visitas | 1 comentario | comentar

¿SON EDUCATIVOS LOS CASTIGOS?
Pepe López / Sábado, 15 de mayo de 2010

Bastantes padres y madres, cuando se cansan de hacer continuos recordatorios y advertencias a sus hijos, recurren a los castigos.

Los castigos presentan muchos inconvenientes: con ellos se activan sentimientos destructivos en los niños, como el odio o la venganza; se tiende a deteriorar la confianza y la comunicación entre los padres y los hijos; también puede brotar la culpa en los padres con el hecho de castigar; además, en los niños castigados, suele aparecer la mentira para evitar nuevos castigos; y en aquellos que tienen inseguridad puede aflorar también el miedo; asimismo, se ha comprobado que los niños que son castigados de forma continuada se muestran cada vez peores.

Podemos ver que aunque los castigos sirven para detener momentáneamente algunas conductas inadecuadas de los niños, sin embargo, no les ayudan a mejorar internamente.

También hay padres y madres que casi nunca recurren al castigo. Ellos han articulado un sistema basado en unas normas claras (con unas contrapartidas o formas de pago estipuladas de antemano) y, que al mismo tiempo usan las valoraciones positivas, el amor, el respeto y la confianza en sus hijos. Por tanto, cuando éstos deciden no hacer una tarea, aplican la forma de pago fijada, y a la vez, ayudan al niño a reflexionar sobre su actuación, sin llevarlo hacia la culpa.

Es muy importante hacer referencia sólo al comportamiento improcedente del niño, sin ponerle en cuestión como persona, ya que con frecuencia los padres recurren a la descalificación global diciendo, por ejemplo: “Eres un desastre”, “Eres un vago”..., en lugar de decir: “No has hecho los ejercicios”.

Los padres no pueden poner en cuestión ni el amor que sienten hacia sus hijos ni dejar de considerarles valiosos, aunque su conducta no se ajuste a su ideal. Esto se consigue hablándole al hijo, en un tono cariñoso: “Yo te quiero mucho y esto que has hecho no está bien. ¿Cómo piensas que podrías resolverlo?”. Al mismo tiempo los padres le mostrarán respeto y tendrán expectativas de que puede y es capaz de mejorar.

Los padres saben que para que cambien los hijos no basta con decirles las cosas, sino que además tienen que crear un clima adecuado para que puedan hacerlo. Para lo cual sirve de gran ayuda que los niños sientan queridos por sus padres y los vivan como sus aliados.

| 2798 visitas | 7 comentarios | comentar

¿QUÉ SE PUEDE HACER CON LOS “OBJETORES ESCOLARES”?
Pepe López / Jueves, 8 de abril de 2010

En bastantes colegios, y sobre todo en los institutos, existen alumnos y alumnas que tienen poco o ningún interés por aprender lo que allí se les propone y a los que se denomina “objetores escolares”. Dentro de este grupo hay algunos que además muestran conductas inadecuadas: agresividad verbal y física o falta de respeto, tanto a sus compañeros como al profesorado.
Éste alumnado tiene perfiles y procedencias variadas: de zonas marginales o de colectivos que dan poco valor a lo escolar; algunos con problemas psicológicos, otros sobreprotegidos y que no han llegado a incorporar límites...

Algo importante está fallando en el sistema educativo español para que el 30% aproximadamente del alumnado no logre el Graduado Escolar, y que exista un 5% de “objetores escolares”, que abiertamente manifiesta su rechazo hacia lo escolar.

La responsabilidad del “fracaso escolar” se suele hacer recaer sólo sobre los chicos y las chicas, sin embargo, dicha responsabilidad es de la sociedad en su conjunto, por el modelo educativo que nos hemos dado.

Los “objetores escolares” se sienten excluidos dentro del propio sistema y muchas veces dentro de su propia familia tampoco encuentran el apoyo y la orientación necesaria, por tanto, resulta muy probable que sus conductas sean cada vez peores, tanto en el colegio o en el instituto, como en su casa y en la calle.

En cada uno de los centros educativos se adoptan diferentes medidas orientadas a paliar la situación del alumnado con retraso escolar, con problemas de adaptación o de conducta, o con desmotivación. Entre ellas: grupos flexibles, aprendizaje cooperativo, mediación escolar, comunidades de aprendizaje, aulas-taller... Sin embargo, para algunos alumnos no son suficientes ya que siguen sin trabajar o distorsionan la clase con su conducta.

Conviene tener claro que es necesario hacer un planteamiento educativo y organizativo diferenciado para que tenga cabida todo el alumnado. Esto supone, entre otras cuestiones: buscar otras metodologías, incorporar aulas-taller o actividades más manipulativas, programar para distintos niveles, reducir el número de alumnos, contemplar los aspectos psicológicos, revisar la promoción automática, trabajar con las familias..., y todo lo dicho conlleva aportar más recursos a los centros y personal especializado.

| 1530 visitas | comentar

¿CÓMO HACER PARA TENER UNA AUTOESTIMA AJUSTADA?
Pepe López / Viernes, 26 de febrero de 2010

La mayor parte de las personas reciben a lo largo de su vida una cantidad considerable de valoraciones o mensajes negativos: desprecios, faltas de respeto, alguna agresión física, insultos, gritos, burlas...

Los mensajes que repiten a los niños las personas encargadas de protegerles y cuidarles, pueden constituirse en programas de vida. Si dichos mensajes son negativos, los niños entenderán que, como no se adaptan del todo al modelo que tienen para ellos, no son dignos de ser amados ni de quererse y, por consiguiente, se vivirán con carencias afectivas y con una baja autoestima.

Los niños necesitan quererse y para ello necesitan sentirse queridos. Si el amor no les llega, buscarán formas de “llamar la atención”, por ejemplo, diciendo que no comen, que no saben hacer las tareas de la escuela, o pegándole al hermano pequeño.

Además, cuando alguien se vive con poca estima, tiende a estar en rapiña afectiva con los cercanos, y recurre a la degradación y a la crítica. Quizá piensa que si les “rebaja” las cualidades, él parecerá que es mejor.

A un niño se le ayuda a tener una autoestima ajustada reconociéndole sus cualidades (físicas y de personalidad) y enseñándole a valorar lo que tiene, sin olvidarse de felicitarle los logros, grandes o pequeños, que va alcanzando cada día. También va bien que los padres dejen la sobreprotección y permitan que el niño se haga cargo de las tareas que le corresponden, lo cual le llevará a sentirse útil y responsable.

Además procurarán evitar las comparaciones emocionales, ya que, cuando éstas se hacen, los niños pueden vivirse en pérdida. Éstos precisan aceptar las diferencias existentes entre las personas, ya que cada día se relacionan con compañeros con un físico determinado, unos rasgos de personalidad y una manera de hablar o de hacer las cosas peculiares. Cada uno precisa sentirse como único, distinto a cualquier otro y, en consecuencia, se requiere respetar las características, la situación y el proceso de cada cual.

Por último, para que uno pueda considerarse valioso, resulta esencial que las valoraciones positivas estén presentes en las relaciones cotidianas, tanto diciéndolas a los otros, como aceptando que se las digan a uno; también atreviéndose a pedir lo que necesita y aprendiendo a rechazar los mensajes nocivos.

| 2821 visitas | comentar

¿SOMOS CONSCIENTES LOS PADRES DE CUÁNDO SOBREPROTEGEMOS A LOS HIJOS?
Pepe López / Domingo, 14 de febrero de 2010

Hay padres y madres que sobreprotegen a sus hijos e hijas, pero no tienen consciencia de ello y se sorprenden cuando, por ejemplo, el profesor tutor les advierte de los problemas que conlleva la sobreprotección.

Para saber si los padres sobreprotegen a sus hijos precisan fijarse, en primer lugar, si les hacen las tareas que podrían hacer ellos: si les dan la comida, si los visten, si les hacen la cama; si se les ayudan mucho con “los deberes” escolares porque todos los días les dicen que no los entienden; si les llevan la mochila del colegio, sin reparar tan siquiera que es una responsabilidad de los niños...

Los padres necesitan caer en cuenta que tiene sentido hacer determinadas tareas a los niños cuando tienen un año, dos, quizá tres..., pero, a medida que van creciendo se hace preciso que, de forma progresiva, se hagan cargo de sus cosas. Si los padres no lo hacen así, de alguna manera les están invalidando, dado que no los consideran capaces de asumir sus responsabilidades.

También los padres necesitan observar si permiten a sus hijos decidir sobre los temas que les conciernen, ya que con frecuencia tienden a considerarlos demasiado pequeños.

Las personas estamos tomando decisiones continuamente a lo largo de la vida, por lo tanto, los niños precisan formarse en el hecho de elegir y, a la vez, en aprender a aceptar las consecuencias de sus elecciones. Por consiguiente, estará bien que vayan decidiendo sobre cuestiones, como: qué ropa ponerse (dentro de la que consideren razonable); la forma de organizar su tiempo libre; u opinar sobre dónde les gustaría ir de vacaciones. Si los padres no actúan en esa dirección estarán contribuyendo a crear niños dependientes y con poca seguridad interna.

Asimismo los padres sobreprotegen cuando no tienen la coherencia y la firmeza necesaria para mantener los límites (aquellos que entiendan como razonables para cada situación). A veces basta un pequeño berrinche, o unas palabras, como: “Mamá, es que tú no me quieres”, para que los niños logren saltarse el límite.

El amor a los hijos resulta compatible con el establecimiento de los límites y, si los niños no los incorporan cuando corresponde, resulta bastante probable que tendrán problemas de adaptación, ya que tenderán a no aceptar ni respetar las normas.

| 3060 visitas | 1 comentario | comentar

¿CÓMO AYUDAR A LOS NIÑOS CON SUS SUFRIMIENTOS?
Pepe López / Viernes, 29 de enero de 2010

La palabra “sufrimiento” está asociada a desgracias importantes: accidentes, enfermedades, muerte... En esos casos, como el dolor es muy grande, se considera útil contar con la asistencia de psicólogos y psiquiatras.

También existen otros sufrimientos cotidianos que, al considerarlos “normales”, no se les presta mucha atención. Me estoy refiriendo, por ejemplo: a los miedos (a suspender un examen, a encontrarse con algún compañero que se mete con él en el colegio o en el instituto...); a la culpa (por lo que uno ha hecho y por lo que necesitaba hacer y no hizo); al desamor (no se siente suficientemente querido por sus padres, o tiene baja autoestima); a dificultades para decidir; a las depresiones ocasionales, a los enfados..., En fin, a una serie de estados emocionales habituales con los que los niños y las personas adultas no se sienten bien.

Estos sufrimientos no se resuelven ignorándolos o tapándolos ya que, como siguen operativos, con frecuencia, se hacen más grandes y suelen estar de base de algunas enfermedades.

La forma de solucionarlos consiste en transformar esos sufrimientos en otras emociones, para lo cual se hace preciso modificar las creencias que los sostiene. Así, por ejemplo, la vivencia de miedo, se sustituirá por seguridad interna. O si alguien se compara emocionalmente y tiene complejo de inferioridad, requiere asumirse como una persona valiosa y con confianza en sí mismo.

Al mismo tiempo se necesita aceptar que esos sufrimientos están en uno mismo y que se activan con aspectos o situaciones externas. (A veces una simple palabra o un comentario son suficientes para abrir las puertas a un sufrimiento). Sin embargo, éste no se disuelve recriminando a quien lo ha dicho, sino comprendiendo que el sufrimiento está dentro de cada persona y la solución también.

Igual que se atienden las necesidades físicas y sociales de los niños, también se requiere atender y cuidar su campo emocional. No obstante, estos cuidados se hacen más complicados que enseñarles a limpiarse los dientes o explicarles un problema de matemáticas. Para educar las emociones de manera sana, los padres precisan elevar este tema a categoría de importante, e informarse y formarse. Pueden empezar utilizando los sufrimientos que se presentan como escuela de aprendizaje, observándolos y elaborando frases contrarias a dichos sufrimientos.

| 1946 visitas | 1 comentario | comentar

¿QUIÉN LIMPIA LAS CACAS DE LOS NIÑOS EN EL COLEGIO?
Pepe López / Viernes, 18 de diciembre de 2009

La mayoría del alumnado cuando empieza Educación Infantil controla los esfínteres, pero algunos niños se hacen cacas o pis en los pantalones. En esos casos surge la pregunta: ¿A quién corresponde limpiarles?

Dentro de las tareas del profesorado no está la de limpiar las cacas. Sin embargo, hay cierta ambigüedad por parte de la Administración al afirmar que sí tiene la responsabilidad de auxiliar al niño que se las ha hecho, lo cual puede interpretarse de varias formas.

Por eso, en la práctica, nos encontramos con profesores que limpian y cambian a los niños y otros que no lo hacen y avisan a los padres, (según se recoge en su Reglamento de Régimen Interno); en algunos centros la Administración contrata a auxiliares para que se encarguen de esas tareas; en otros son los padres quienes pagan a una persona... En fin, diferentes formas de solucionar una situación que no tiene una regulación clara.

A veces también se llega a la confrontación, ya que algunos padres presentan denuncias al profesorado y a los directores de los centros, al entender que sus hijos han sido objeto de denegación de auxilio, previsto y penado en el artículo 618 - 1º del Código Penal.

Cuando esto sucede las posturas se tienden a radicalizar. Un sector importante del profesorado alega que no ha hecho una carrera para limpiar cacas, y que hay que dignificar la labor docente. Otro sector, sin embargo, sostiene que la función del profesorado es la de cuidar a los niños en sentido amplio. (Cuidar significa atender las necesidades físicas, sociales y psicológicas de los niños).

Por otra parte los padres, aun comprendiendo la postura del profesorado que se niega a limpiar las cacas, aducen que es mucho el trastorno que se les ocasiona (a ellos y a los niños) y se preguntan dónde están las medidas de conciliación de la vida laboral y familiar, y demandan auxiliares en los centros.

Ante esta panorámica la Administración necesita clarificar a quién corresponde dicha tarea. Si entiende que es competencia del profesorado, debe especificarlo por escrito a los directores de los centros para que actúen en consecuencia. Si es atribución de la propia Administración, tendría que dotar a todos los centros del personal necesario. Y si es de los padres, se les debería comunicar para evitar enfrentamientos entre el profesorado y los padres.

| 1705 visitas | comentar

¿SE PRESIONA DEMASIADO A LOS NIÑOS CON LOS ESTUDIOS?
Pepe López / Jueves, 10 de diciembre de 2009

En la actualidad predomina una mentalidad materialista, en la que parece que una de sus máximas es: “cuanto más, mejor”.

La educación no queda al margen de ella, por eso, determinadas decisiones, tal vez respondan más a dicha mentalidad, que a razones puramente educativas. Quizá se entiende que si hay más asignaturas en el programa de estudios, el alumnado sabrá más; o que si están más tiempo en el colegio, más aprenderán; o si se adelantan aprendizajes, más avanzarán. En base a ello se introducen en los centros: el bilingüismo, el segundo idioma, la educación para la ciudadanía, la religión islámica, clases de refuerzo en horario extra..., e incluso se empieza a hablar de ampliar la enseñanza obligatoria hasta los dieciocho años.

En educación infantil se observa esta mentalidad en el hecho de que se adelantan algunos objetivos y contenidos propios de la primaria, especialmente la lectoescritura, y ello se hace en detrimento del juego, del trabajo sobre habilidades sociales...

Asimismo muchos padres y madres también participan de dicha creencia y apuntan a sus hijos a bastantes actividades extraescolares.

Un problema importante que se presenta es que el alumnado, al tener tantas actividades y asignaturas para estudiar, (junto a la falta de constancia y de esfuerzo de bastantes chicos y chicas) adquieren un aprendizaje superficial. Oyen hablar de muchas cosas desde fuentes diversas y tienen la sensación de que las conocen, pero pocos de ellos llegan a aprehenderlas. Como consecuencia de ello hay muchos chicos con carencias importantes en aspectos fundamentales: lectura comprensiva, resolución de problemas, cálculo mental....

El sobrecargar a los chicos y a las chicas o adelantar algunos aprendizajes no garantiza una mejora en los resultados. Prueba de ello es que en torno al treinta por ciento del alumnado sigue sin obtener el graduado escolar.

Los chicos pueden sentirse presionados si se viven con muchas tareas, pero también lo estarán los profesores y los padres que tienen que estar empujando cada día para que ellos cumplan el programa, lo cual conlleva mucha tensión.

Sabemos que cuanto más aprendan las niñas y niños, mejor, pero a veces por querer abarcar mucho se consigue el efecto contrario al esperado. Por eso estará bien reflexionar sobre ese modelo educativo, distinguiendo con nitidez lo importante de lo que lo es menos.

| 1686 visitas | comentar

¿CÓMO SE PUEDE MEJORAR LA COMPRENSIÓN LECTORA?
Pepe López / Domingo, 15 de noviembre de 2009

La comprensión lectora implica entender lo que se lee de forma global, reteniendo la información y siendo capaz de interpretarla y de reflexionar sobre ella.

Comprender lo que uno lee es fundamental para los estudiantes en el aprendizaje de las diferentes asignaturas y, en general, para todas las personas a lo largo de la vida. Por consiguiente, se precisa caer en cuenta de su importancia y actuar en consecuencia.

A pesar de su importancia, el nivel de comprensión lectora está descendiendo en todos los países de la Unión Europea, según se desprende de las distintas evaluaciones realizadas. En España la situación es algo peor, pues la media está un poco más baja que en los países de similar desarrollo.

Si nos planteamos mejorar la comprensión lectora de los niños y de las niñas, se requiere tomar una serie de medidas.

La principal consiste en trabajar para que sientan agrado por la lectura, les resulte atractiva y le dediquen todos los días un tiempo razonable, tanto en la escuela como en la casa. Para ello va bien que los padres y el profesorado utilicen diferentes técnicas y recursos de animación a la lectura.

Asimismo resulta esencial partir de una buena selección de los libros o textos, que puedan resultarles llamativos e interesantes, tanto en la presentación como en los temas y contenidos, y que logren entenderlos con facilidad.

Además puede ser útil, antes de leer un libro o un texto, hablar del tema que trate y presentarlo de forma motivadora para que se despierten en ellos las ganas de leer. También puede ayudar ver con los chicos, antes de la lectura y con la ayuda del diccionario, las palabras difíciles para que sepan su significado. (Va bien que los chicos se habitúen a utilizar el diccionario cuando estén leyendo). Posteriormente se comentará con ellos lo que han leído para comprobar si lo han comprendido.

Otras técnicas que ayudan a mejorar la comprensión lectora son: ordenar las palabras de una frase; ordenar secuencias de frases; aprender a obtener la idea más importante de un escrito (esto puede hacerse de forma oral, escrita o por medio de una ilustración, según las edades de los chicos); contestar a preguntas de la lectura; resumir el texto leído por párrafos si los niños son pequeños o textos enteros si los chicos son mayores...

| 2823 visitas | comentar

¿ESTÁN LOS NIÑOS DE HOY BIEN EDUCADOS?
Pepe López / Sábado, 31 de octubre de 2009

Con frecuencia se escuchan quejas sobre el comportamiento de los niños y de las niñas. Sabemos que su conducta depende en gran medida del sentido cívico: modales, gestos, lenguaje,... de los padres. Los niños observan, escuchan y van grabando de manera continuada todo lo que van viendo y oyendo a su alrededor. Por eso los padres necesitan tener un exquisito cuidado en la manera de conducirse ante los hijos, especialmente cuando tienen pocos años, ya que tienden a imitarles.

Los padres deben emplearse en que los niños vayan bien en sus estudios y consigan los objetivos académicos, pero también conviene que inviertan en que tengan buenos modales y aprendan a manejarse con soltura y respeto en los distintos ámbitos y situaciones.

Desgraciadamente no resulta raro ver a niños que tiran papeles o las bolsas de las chuches al suelo, o que utilizan los lugares públicos sin tener ningún tipo de cuidado: juegan con la pelota, hacen carreras..., sin tomar en consideración que estropean las cosas o molestan a otros. Y lo peor es que muchas veces lo hacen cuando están con los padres sin que éstos les llamen la atención.

Si se pretende que los hijos incorporen, por ejemplo, respeto y tolerancia, el padre y la madre necesitan mostrar actitudes de respeto entre ellos, hacia los niños y, en general, hacia cualquier persona. O si quieren que sus hijos cuiden los espacios públicos no pueden comer pipas en el parque y tirar las cáscaras al suelo o fumar y no echar las colillas apagadas a la basura.

A los niños hay que enseñarles a dar las gracias, a pedir las cosas que necesiten, a comportarse en las comidas, a caminar por las aceras correctamente, a ir de forma adecuada en el autobús, a mostrar respeto a las personas, al mobiliario y a los espacios públicos...

Esta tarea no resulta fácil pues, además del ejemplo que puedan presentar los padres, se requiere también establecer unos límites claros y mantener una constancia. Está comprobado que si se va trabajando con los niños desde pequeños determinados hábitos y valores, cuando terminan la educación primaria, existen muchas probabilidades de que dichos hábitos y valores estén incorporados en ellos.

Dedicar tiempo a la educación de los hijos resulta una buena inversión de futuro, que requiere tener criterios claros y paciencia pero que, sin duda, merece la pena.

| 2410 visitas | comentar

¿TIENEN LOS NIÑOS INTERÉS POR APRENDER?
Pepe López / Sábado, 26 de septiembre de 2009

Ha llegado el comienzo del curso y muchos niños y niñas están contentos de reencontrarse con sus compañeros. Hablan del verano y muestran orgullosos su nueva mochila, su estuche recién estrenado o sus rotuladores fosforescentes. Algunos viven cierta incertidumbre pues van por primera vez al colegio o al instituto y no conocen a sus profesores ni a sus compañeros. Lógicamente necesitan un tiempo para adaptarse a la nueva situación, aunque los chicos suelen hacerlo con relativa facilidad.

Al empezar un nuevo curso tanto los profesores, como los padres y los chicos, están llenos de buenos propósitos. El descanso del verano ha posibilitado generar nuevas energías y hay disposición para mejorar y corregir algunos de los problemas que vivieron durante el curso anterior.

Sabemos que los niños tienen una curiosidad innata que les lleva a interesarse por conocer todo lo que les rodea. Por eso, cuando tienen pocos años, nos llenan de preguntas para satisfacer sus ansias de conocimientos. Esas ganas de indagar, de averiguar el por qué de las cosas no desaparecen, a no ser que no se les responda o no se haga de manera adecuada. Esto lo precisan tener en cuenta todas las personas que intervienen en la educación de los niños.

En base a lo dicho, los padres deben reservar un tiempo cada día para cuidar, orientar y responder a los interrogantes de los hijos. Además conviene que hagan el seguimiento de las tareas escolares, mostrando interés por los estudios y manteniendo contacto frecuente con el profesorado. También necesitan relativizar la importancia de las notas y hacer hincapié en que lo importante es aprender, saber.

Asimismo, para fomentar el interés de los chicos por el aprendizaje, el profesorado necesita buscar fuentes motivadoras y, quizá, prescindir un poco del libro de texto, pues suelen presentar actividades repetitivas y cerradas. Se requiere apostar por un aprendizaje de investigación, creativo, conectado los intereses y necesidades de los niños y orientado a resolver los problemas de la vida cotidiana.

Si no se toman en consideración éstas y otras cuestiones, sin darnos cuenta, se les irán cerrando a los niños las puertas de la curiosidad y esa necesidad natural que tienen por aprender la irán perdiendo progresivamente.

| 2771 visitas | comentar

¿POR QUÉ SE NECESITAN LAS NORMAS Y CÓMO ELABORARLAS?
Pepe López / Sábado, 19 de septiembre de 2009

Sabemos que todo grupo humano necesita unas normas, unas pautas para que cada miembro que lo compone sepa a qué atenerse en cada situación.

A algunos padres parece que les cuesta establecer las normas, bien porque consideran a los niños demasiado pequeños y piensan que se irán regulando solos a medida que vaya creciendo, o bien porque poner límites no siempre resulta fácil. Sin embargo, dichos padres necesitan saber que no están ayudando a sus hijos cuando actúan así. Los niños, aunque sean pequeños, precisan unos límites para saber qué les está permitido hacer y, también, qué ocurre en caso de incumplimiento. Los límites y las normas facilitan seguridad al niño, pues le concretan el campo en el que puede moverse. Además las normas sirven para que los niños incorporen determinados hábitos y aprehendan diversas cualidades o valores, como responsabilidad, respeto...

Las normas son una necesidad que los niños tienen y es una responsabilidad de los padres elaborarlas. Si un niño no incorpora determinados límites cuando corresponde, cada vez le resultará más costoso hacerlo y, además, generará más problemas, tanto en casa como en el colegio.

Para que las normas tengan más eficacia conviene discutirlas y consensuarlas entre los miembros de la familia. Los niños necesitan saber el por qué de una norma para que la vivan como algo necesario y no como una especie de castigo. Cuando estén acordadas las normas (o elaboradas por los padres e informados los niños cuando estos son pequeños) estará bien ponerlas por escrito en un sitio visible de la casa, pues al verlas les sirven de recordatorio.

Una vez que se tienen las reglas y las formas de pago viene la parte más complicada: aplicarlas.

No sirve de nada todo lo anterior si los padres no velan por el cumplimiento de las normas y aplican las formas de pago. Si llegado el momento de aplicar una norma los padres se ablandan o dan una segunda oportunidad, sin darse cuenta van camino de una situación peor, ya que han invalidado el plan previsto. Cuando los padres lo intenten de nuevo tendrán que demostrar a sus hijos que ahora sí que va en serio, pues éstos pensarán que si han conseguido saltarse la norma una vez, podrán hacerlo más veces, con lo que las cosas se complican más.

| 10156 visitas | 3 comentarios | comentar


PÁGINA: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >
^SUBIR^
^SUBIR^