CRA ALTA RIBAGORZA
HACEMOS ESTA WEB...
.: FORO :.
Últimos comentarios
29- 03- 2008: > La promoción de la lectura en el alumnado a través de las familias
Estás aquí: INICIOLECTURA Y BIBLIOTECASLa promoción de la lectura en el alumnado a través de las familias
La promoción de la lectura en el alumnado a través de las familias
Infantil, Primaria y Primer Ciclo de ESO
Carmen Carramiñana y Merche Caballud
/ Miércoles, 13 de abril de 2005

  Algunos títulos de libros de poesía e historias rimadas
  SUGERENCIAS DE LECTURA PARA NAVIDAD
  Diez de diez + cuatro
  Lo + 2012
  Tercera Edición de las Jornadas Culturales Guayente-Plaza
  VISITAMOS LA LIBRERÍA ANTÍGONA
  Biblioteca Digital Mundial de la UNESCO
  Conocemos la Nueva Biblioteca de Benasque
  Club de Lectura Guayente-Estudiet
  TIEMPO DE VERANO...TIEMPO DE LECTURA...
  Un par de blogs interesantes
VER TODOS >>>

«En la búsqueda de sentido para su presente, el Hombre se ensaya como fabricante de sueños, se hace mitopoiético, crea relatos y fabula un orden del cosmos. Busca un sentido y, alcanzado, reposa en él, apaga la sed de su curiosidad, mitiga su temor y ritualiza esa tensión entre presencia y distancia: el hoy el mañana. Aristóteles destacaba las dos características de ese animal atemorizado: el habla y la risa. Los relatos que así se originan constituyen un Gran Cuento que el hombre se cuenta a sí mismo para no tener miedo en la noche, para sentirse seguro, protegido y a salvo. Así se aprende el tiempo, su secuencia sucesiva e irreversible. ¿No les recuerda esto al ritual familiar de leer un cuento, repetirlo mil veces con idéntica prosodia y con la misma complicidad cálida antes de apagar la luz y dejar solo al sujeto, vencedor provisional del miedo y vinculado al mundo? Este es el juego más serio, un juego que no puede faltar, puesto que es la primera piedra sobre la que se alzará el lector de calidad.»
Fabricio Caivano

INTRODUCCIÓN

Al considerar la formación de lectores no se puede prescindir de las nuevas perspectivas con las que se enfoca la didáctica de la literatura, muy alejada de tiempos pasados. En primer lugar, la lectura empieza a ocupar por fin un espacio importante en las aulas, no ya como una actividad complementaria u ocasional; después, se es algo más exigente con la calidad de los textos e ilustraciones que se ofrecen a los jóvenes lectores; las Bibliotecas Escolares empiezan a ser más consideradas por la Administración; los docentes reciben más formación específica en literatura y lectura; por último, y en relación con todo lo anterior, la enseñanza de la literatura, en palabras de Teresa Colomer, ha sufrido un cambio de perspectiva didáctica y cada vez más se ha convertido en “educación literaria”. La educación literaria es un largo proceso aplicado a un itinerario de lecturas y persigue hacer lectores competentes.

Para Daniel Cassany, la adquisición de la competencia literaria forma parte del proceso completo de formación de un ser humano, no exclusivamente del área de lengua. Él mismo autor traza el perfil de una persona con competencia literaria mediante los siguientes rasgos:

− Tiene suficientes datos sobre el hecho literario
− Conoce autores, obras, épocas, estilos, etc.
− Sabe leer e interpretar un texto literario
− Sabe identificar e interpretar técnicas y recursos estilísticos
− Conoce los referentes culturales y la tradición
− Tiene criterios para seleccionar un libro según sus intereses y sus gustos
− Incorpora la literatura a su vida cotidiana
− Disfruta con la literatura

Alcanzar esas características de la competencia lectora es tarea de toda una vida pero las bases se ponen preferentemente en los primeros años en la escuela y la familia. En particular, los dos últimos (Incorpora la literatura a su vida cotidiana y Disfruta con la literatura) sobrepasan el ámbito escolar y entran de lleno en la participación de las familias. Vamos a verlos en detalle.

Incorporar la literatura a su vida cotidiana

La vida cotidiana de los niños y niñas está ocupada por su horario escolar, su tiempo de juego o de descanso, sus espacios en la familia. No son los libros el denominador común de estas situaciones. Frecuentemente la lectura vaga entre la obligación y la prohibición, dando lugar a ese «leer para otros» (escuela) y «leer para sí» (pasión personal, privada, a veces secreta) En torno al libro y la lectura es oportuno aquí comentar dos importantes catalizadores de la afición incipiente a la lectura:

− La lectura personal de los adultos como primer elemento de contagio

− La experiencia cultural compartida

En el primer caso, nos referimos a un pequeño motor cálido, una complicidad de otras personas de casa (madre, abuelo, hermano mayor...) que lee por su propio gusto, al margen de ninguna intención didáctica respecto al menor ni utilidad práctica aparente. Ese puede ser un elemento de contagio pues la pasión sí se comunica y una actitud decidida en favor de la lectura mueve a curiosidad. En alguna ocasión el niño se pregunta ¿qué tendrá eso de leer? ¿será algo tan interesante, tan divertido...? Este papel es evidente que también puede desempeñarlo el docente que deja traslucir su entusiasmo, que lleva su propio libro de lectura bajo el brazo, que trae libros de su casa, etc.
Esos adultos que leen se constituyen en referentes de las criaturas, como esos adultos que viajan, esos adultos que conducen, esos adultos que van al cine, etc.

En segundo lugar, y siguiendo de nuevo a Teresa Colomer, creemos que es importante que los niños, desde Infantil experimenten la comunicación literaria como hecho cultural compartido, es decir, la lectura dentro de la vida de mucha gente, en la sociedad en que viven. Por ello es deseable que los niños

− conozcan aspectos de producción, difusión y crítica (Por ejemplo, conocer escritores, asistir a representaciones de teatro, visitar librerías, consultar páginas web de autores en Internet, ferias del libro, dibujos animados sobre novelas o cuentos, etc.)

− tengan vivencias de lectura personales y familiares (Cuento a la hora de dormir, canciones y cuentos orales, participación de sus padres en Grupos de lectura, visitas a la Biblioteca, etc.)

Disfrutar con la lectura

Estamos hablando de lectura por placer, elegida libremente; con un tiempo y un espacio cuidados, mimados; valorada por los adultos de alrededor; respetada en sus elecciones; orientada en la oferta; patrocinada por la Biblioteca Pública, la Escuela, la biblioteca de casa; al margen del trabajo de clase, sin fichas ni preguntas. Una lectura así, por lo general, se disfruta y ayuda a formar la propia identidad. Pero a esta lectura placentera cuesta llegar, ser buen lector es algo que exige esfuerzo, tiempo y, a veces, renunciar a otras actividades.
En los primeros años de la vida, la lectura casera está inmersa en un ambiente acogedor, un momento afectivo en que los mayores están con la criatura y le dedican su tiempo y le hablan, le ayudan, le cuentan, le escuchan. Esos primeros contactos con el texto y la ilustración son, generalmente, muy placenteros y exclusivos. No es extraño que para muchas personas constituyan un primer paso inolvidable en la propia biografía lectora.

Por considerar la influencia que tiene el contexto familiar en la iniciación de la educación literaria y cómo durante muchos años es un elemento indispensable de apoyo, recogemos en este folleto algunas de las actividades y medios que puede poner la Escuela para informar/formar a las Familias e incorporarlas con pleno derecho a la tarea de hacer...

[sigue... En el archivo para descargar encontrarás el artículo completo]




ARCHIVOS PARA DESCARGAR
Comentarios
> La promoción de la lectura en el alumnado a través de las familias, 29 de marzo de 2008

Hola, hay algunas cosas que tenéis pendientes de completar. Sospecho que no os habéis dado cuenta... Simplemente os aviso, porque el documento está muy bien y es una pena que se desluzca por esta tontería... Gracias.

 [Comentar...]


Escribe tu comentario

moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)
  • [Conectarse]


^SUBIR^
 
^SUBIR^