CRA ALTA RIBAGORZA
HACEMOS ESTA WEB...
.: FORO :.
Últimos comentarios
6- 07- 2011: EL MONSTRUO BASURON (Antonio Valbuena)
Estás aquí: INICIORECURSOS Y EXPERIENCIASLITERATURA INFANTIL, VÍDEOS, WEBS Y CANCIONES ÚTILES PARA EL TRABAJO DE VALORES
LITERATURA INFANTIL, VÍDEOS, WEBS Y CANCIONES ÚTILES PARA EL TRABAJO DE VALORES
EVA (Escuela de Verano de Aragón)
joseluis
/ Martes, 28 de septiembre de 2004

  Calendario de la escuela de Sahún para 2014: «Enmotades y dites»
  Próximas charlas y talleres en la escuela de Sahún
  Empezando con la E
  ¿Qué software libre podemos utilizar ya?
  La vuelta a «Hispania»
  12 Cuentos con R para leer, dibujar o pintar
  Entrenamiento visual
  Carnaval de la escuela de Sahún (2013)
VER TODOS >>>
  El zoo de las huchas
  Diversidad y metodologia activa en una escuela rural.
  Novedades en el sistema educativo con la LOE: competencias y evaluación
  El Rincón TIC de 1º en Castejón de Sos
  Cuentos de Otras Tierras
  El abecedario de los alimentos
  LAS SETAS
  Taller de cocina de Villacarli
VER TODOS >>>

Es una publicación elaborada por la EVA (Escuela de Verano de Aragón). En ella encontrarás ideas y recursos para tratar el tema de la educación en valores en el aula.

Puedes descargar el documento completo al final (está en word, aunque comprimido en zip)

---------------------------------------------

Autores y autoras:

Paco Bailo Lampérez
Mercedes Caballud Albiac
Carmen Carramiñana La Vega
Manuel Pinos Quílez

Mayo de 2003

Desde nuestra experiencia en Educación Infantil, Primaria y Secundaria nos atrevemos a compartir algunos recursos que conocemos y que pueden venir bien en la apuesta cotidiana por la Interculturalidad. Aquí no se agota el catálogo, sería interesante ampliarlo con vuestras aportaciones y sugerencias.

En el primer bloque, Para conocer otras gentes, otros lugares, otras culturas, aparecen libros que nos hablan de personas, lugares, culturas reales.

En el segundo, Literatura infantil y juvenil, proponemos varios títulos de ficción que nos pueden servir para comenzar la tertulia, la reflexión grupal o individual.

En el tercero son los Cuentos populares los que nos pueden acercar a otras personas, otros pueblos, otras culturas.

Viene después la Música y el cine en formato de Vídeo, manifestaciones culturales con las que también descubrimos lo diverso del mundo, los conflictos, la injusticia, la esperanza, las diferencias con sus misterios y bellezas, ...

En el último bloque, Para encontrar más información, se encuentran referencias bibliográficas y varias páginas de internet a las que podemos acceder solos o con nuestro alumnado.

Para terminar proponemos una actividad tipo que se puede llevar a cabo en las aulas, en nuestros centros de trabajo.




ARCHIVOS PARA DESCARGAR

Recursos sobre valores

(Zip - 35.5 KB)
Comentarios
EL MONSTRUO BASURON, Antonio Valbuena, 6 de julio de 2011

Al las afueras de una ciudad como muchas en nuestro planeta tierra, había un relleno sanitario, y en el, una gran fosa donde vivía y se alimentaba un monstruo. Basurón se llamaba aquel ser creado por los habitantes de la ciudad sin darse cuenta de lo que estaban creando y del daño que ese monstruo produciría. Conforme la ciudad crecía y consumía mas y mas productos, producía la basura que alimentaba a Basurón. El sitio donde habitaba Basurón despedía olores nauseabundos y expulsaba vapores que contaminaban el aire y emanaba sustancias que contaminaban la tierra y los ríos subterráneos. Basurón pedía más y más basura.

-Quiero más, más basura, tengo hambre-

Produciendo ruidos, chasqueo y eructos al comer desprendiendo gases mal olientes.

Basurón era goloso y consumía cualquier cosa con tal de hartar su insaciable apetito, pero nunca lo lograba. Crecía a cada minuto de cada día. Todo desecho lo alimentaba y lo hacia mas y mas grande, mas obeso y mas monstruoso. La ciudad tuvo que aumentar su terreno y hacerle una fosa mas grande para que habitara cómodamente.

A Basurón lo acompañaban los zamuros, las ratas, las cucarachas y otros bichos. Algunos niños sin familia y que no iban a escuela lo visitaban para buscar restos de comida y otras cosas. Cada día mas y mas camiones de basura, regresaban a alimentar al gran Basurón y el se sentía seguro de su suministro y estaba seguro de que crecería al infinito sin problemas, hasta pasar en altura a su hermana Fumarola que era creada de niebla toxica, que día a día cubría la atmósfera de la tierra, pero ese es otro cuento, que ojala no tuviéramos que contar.

Pero en otro sitio de la ciudad, en un pequeño colegio comunal, los niños separaban y clasificaban los desechos sólidos. Algunos tontos se burlaban, pues decían,

eso es pérdida de tiempo, la basura es basura.

No obstante, como los niños no querían basura ni en sus casas, ni en su colegio, separaban y clasificaban el papel, el plástico, el vidrio, el trapo, el cartón, el aluminio, el hierro,.. y hasta los desechos orgánicos como los restos de comida, conchas de papa, de tomate, cebolla y otros. La idea era reciclarlos y volverlos a hacer útiles para no seguir sacando tanta materia prima de la tierra y cortar más árboles.

Aprendiendo a separar y clasificar los residuos sólidos, los niños llenaban los contenedores sin sospechar que estaban recuperando vida. Ya saben niños, el papel en el contenedor de papel, el trapo en el de trapo, y así con cada tipo de desecho

Les decían los maestros y maestras cada mañana, cuando los niños llegaban con sus bolsas de desechos.

Así, los papeles, los trapos y demás residuos organizados se transformaban en seres animados. Conforme los niños iban separando y organizando aquellos seres iban creciendo y preparándose para su destino final: volver a ser útiles. Pero ellos no sospechaban lo que en poco tiempo sucedería. Un hecho que impactaría a todos los niños y demás habitantes de la ciudad, donde ellos serian los protagonistas. Entre tanto, cuando los niños se marchaban a sus casas, nuestros amigos salían de los contenedores a jugar, charlar y bromear entre si.

Oye, ¿Cómo te llamas tú Yo me llamo Papelón. Tienes nombre de guarapo.

Todos rieron a carcajadas, ja ja ja; ji ji ji; jo jo jo,…

No, no, no, yo me llamo así porque soy de papel ¿y tú que dices cabeza de bombillo? Yo soy Vidrioso, por que soy de vidrio Hey, ¿y Ropasola como se llama?

Todos miraron una figura hecha con restos de ropa y cabeza de gorra de béisbol con la visera para atrás.

Yo soy Traposo, soy hecho de restos de trapo. ¿Y ese de color oscuro y caliente quien es?, parece extraño. Yo soy Compost, soy un abono orgánico para alimentar los huertos, jardines y hasta plantaciones grandes. Soy hecho de desechos orgánicos.

Por eso es que tienes una concha de papa en la frente. Si, Frentepapa esta caliente.

Así pasaban las horas, y nuestros personajes charlaban, se conocían y se divertían sanamente en un ambiente de alegre armonía y tolerancia, pues sabían que serian útiles nuevamente.

La idea de la clasificación y el reciclaje se regó entre todos los niños de la ciudad. Los niños de los otros colegios hicieron lo mismo y separaban, clasificaban y organizaban los desechos. La ciudad empezó a notarse cada día mas limpia y las ratas y otros bichos comenzaron a desaparecer de los callejones y rincones; de las casas y de los contenedores de basura que cada día estaban más vacíos. La comunidad estaba contenta por que el gasto de recolección de basura había disminuido notablemente.

Entre tanto, Basurón tragaba y tragaba más y más basura. Pero un día, los camiones que en una época llegaban en cientos, empezaron a disminuir y a llegar menos llenos. Las ratas, las cucarachas y los zamuros eran cada día más en los predios de Basurón. Cuando el monstruo se percato de esto, empezó a preocuparse. Su glotonería estaba en peligro.

¿Qué estará pasando? Cada día me traen menos basura. Y cada día hay mas ratas, mas cucarachas y mas zamuros.

Así que comenzó preguntar.

Dime rata ¿Por qué viene más animales a mi campo? Mas ratas, mas zamuros, mas cucarachas conchu’as, mordijullos, grillos y hasta ciempiés.

La rata le dijo tartamudeando con expresión risueña, para ocultar su temor a aquel monstruo que ya alcanzaba los 50 metros de alto, y que preguntaba con tanta gravedad.

Ejem, esqueee yaya no hay, tantantos desperdicios yy desechos en, en la ciudad.

¿Y eso por que?

Dijo Basurón intrigado

Un zamuro que oía la conversación, con su típico brincoteo le dijo. Los niños humanos están recogiendo los desechos y clasificándolos y no dejan que los desechos se conviertan en basura, por eso los contenedores de basura están vacíos y los camiones son menos..

Basurón se detuvo a cavilar, y su rostro fue tomando un aspecto más y más macabro. La idea de no tener mas comida y de que la ciudad ya no produjera basura, lo asaltaba como la catástrofe mas horrible que podía sufrir en sus sucia existencia. La rabia lo invadió y concentro todos sus gases nauseabundos para luego soltarlos en un eructo tan grande que al llegar los gases a las nubes, descargaron un rayo. El trueno estremeció el cielo y se unió con un monstruoso grito de cólera. Luego el grito se convirtió en rugido. El monstruo Basurón comenzó a vociferar.

Voy a buscar esos enanos y me la van a pagar, no les dejare ni un hueso sano y van a tener que comer de mis desperdicios. Como se atreven a luchar contra la contaminación, si yo vivo de ella, yo vivo y crezco con la basura y mi hermana Fumarola se alimenta de los gases que los humanos producen con sus industrias y sus carros. acabare con ese estùpido intento ecológico, porque al final el planeta nos pertenecerá a mi y mi hermana.

Su discurso termino en una gran carcajada, como salida de las entrañas de la tierra.

El monstruo emprendió el camino hacia la ciudad. Su inmenso cuerpo había alcanzado una fuerza descomunal, ya tenia cincuenta metros de altura y su ancho de treinta. A su camino dejaba un rastro nauseabundo, impregnando con su olor lo que encontraba a su paso. La basura de las calles de la ciudad eran tragadas por Basurón, haciéndolo mas y mas grande. Las ratas, los zamuros y los otros bichos se le unieron, pues su suerte estaba atada a la de Basurón.

La gente de la ciudad vio venir a lo lejos aquella figura descomunal y comenzó a oler los gases que desprendía. No se imaginaban que ellos mismos habían creado aquel monstruo con la basura que producían. La gente comenzó a huir. Corrían despavoridos hacia cualquier parte. Las autoridades de la ciudad se unieron para enfrentarlo. La Fuerza Armada empezó por atacarlo con lanza llamas, pero solo lo alimentaban y esparcía mas contaminación, luego le lanzaron bombas que lo hacían mas y mas fuerte. Todos los intentos eran infructíferos. Basurón avanzaba hacia la escuela comunal, dejando a su paso toda la contaminación que su cuerpo despedía y detrás las ratas y bichos de la ciudad se daban un festín con aquella campaña. Los zamuros volaban a su alrededor y desde lo alto le indicaban el camino que debía seguir hacia la escuela . Aquel día como todos los viernes-, había jornada de limpieza en la escuela comunal. Los niños llegaron armados con rastrillos, escobas, coletos, tobos y demás instrumentos de limpieza. Al conocer la noticia de que el monstruo avanzaba hacia la escuela, se dispusieron a enfrentarlo con las escobas, los rastrillos y demás instrumentos. A una voz de combate se alzo un bosque de escobas y rastrillos. La actitud de los niños era firme, estaban dispuestos a enfrentar el monstruo. Dentro de los contenedores de reciclaje de la escuela, nuestros amigos hechos de desechos clasificados, enterados de la situación, se dispusieron a entrar en combate.

Tenemos que trazar una estrategia.

Dijo Papelón.

Si ¿pero como ayudaremos a los niños? Contesto traposo

La cabeza de Vidrioso se encendió con una idea que no seria discutida por nadie. Y dijo con vos clara y determinante.

Vamos a clasificarlo

Al instante todos comprendieron la idea. Dijo entonces Plasticón.

Si, yo le saco todo el plástico Y yo el papel. Dijo Papelón.

Así cada uno de nuestros héroes lo atacaría por todos los flancos. Mientras los niños barrían y rastrillaban a su alrededor ellos lo atacarían directamente sacándole los desechos, cada uno según su tipo. A estas alturas de aquella mañana, Basurón se encontraba a dos cuadras de la escuela. No podían permitir que llagara a ella, contaminaría aquel espacio tan querido donde los niños jugaban y aprendían.

Los niños se dispusieron a enfrentarlo. Cientos de ellos se incorporaron a la batalla. Basurón fue rodeado por todos lados. Los niños de las escuelas de todos los puntos cardinales avanzaban ordenadamente con sus escobas, rastrillos y palas. Basurón rugía para asustarlos pero los niños ahogaban su rugido con su canto de guerra.

Salvemos la tierra Del monstruo malvado Con fuerza y coraje Será derrotado

La batalla comenzó. Los niños y las niñas barrían y rastrillaban hacia Basurón, pero aquella acción parecía no ser suficiente. Los niños de la vanguardia se cansaban y eran sustituidos por otro contingente de la retaguardia.Solo habían logrado detener su marcha.

A eso de las diez de la mañana todos los niños y hiñas se habían incorporado a la lucha. Aquella batalla campal no parecía tener fin, cuando de pronto los contenedores de desechos clasificados se abrieron. De ellos salieron unos personajes muy característicos. Los niños no cabían en su asombro. Papelón fue el primero en animar a los niños a mantener la intensidad de la lucha. Luego los demás personajes arengaban. Niñas y niños tomaron un nuevo aire.

Vanguardia y retaguardia se incorporaron en la batalla. Los clasificados atacaron. Un humo espeso cubrió a Basurón. Los adultos estaban es expectativa mirando aquella batalla que libraban los pequeños y aquellos personajes fantásticos. Los rugidos de Basurón se intensificaron por un momento, pero las niñas alzaron mas lo voz y los niños las imitaron, para ahogar el rugido con su canto de batalla. De repente, el rugido desapareció y solo se veía la masa de humo que quedaba tras la batalla. Del humo fueron saliendo nuestros personajes fantásticos mas grande y poderosos producto por haber separado y clasificado a monstruo. Al disiparse la nube, el monstruo ya no existía, la ratas huyeron al campo, los zamuros se fueron a buscar su carroña en las montañas y los insectos emigraron a las profundidades de la tierra.

La alegría invadió la ciudad, los niños bailaban y cantaban satisfechos de aquella batalla. Comprendieron que ellos eran la esperanza del planeta y los adultos aprendieron la lección, debían cambiar el estilo de vida y no producir tanto desecho por consumir y consumir sin medida. La noticia de aquel fantástico suceso se esparció por todas las ciudades del planeta, y todos los niños se dispusieron a combatir la contaminación. Otros monstruos serian enfrentados por los niños, salvando la tierra de la destrucción.

 [Comentar...]


Escribe tu comentario

moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)
  • [Conectarse]


^SUBIR^
 
^SUBIR^