CRA ALTA RIBAGORZA
HACEMOS ESTA WEB...
Últimos comentarios en:
PADRES Y MADRES
BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA, anonimo
NUEVO SERVICIO DE FAPAR, esperanza miñarro del molino
Estás aquí: INICIO PADRES Y MADRES PÁGINA:  [1]
PADRES Y MADRES
Actualizado el Domingo 16 de octubre de 2016.

AMPA Benasque
ACTIVIDADES PARA EL PUENTE DE DICIEMBRE
Cine en Benasque
El AMPA anima el Carnaval
ABIERTO EL PLAZO DE INSCRIPCIÓN EN LA ESCUELA DE MÚSICA DE LA BALL
Fútbol base de la Ribagorza
Viaje a La Gabarda
FIESTA DE HALLOWEEN
PARQUE DE ATRACCIONES DE ZARAGOZA
AMPA Castejón de Sos
GRUPOS EXTRAESCOLARES CASTEJON MIERCOLES
Llegaron los Reyes Magos ¡¡¡¡¡
Hoja de inscripción Ampa Castejon de Sos
Qué hacer con los niños en vacaciones?
¿Una generación de niños distinta?
A ti, que eres consciente de que a veces, no tratas del todo bien a tus hijos
La vuelta al colegio
La LOMCE en primaria
Escuela de Padres y Madres
¿CÓMO FUNCIONA EL BILINGÜISMO EN PRIMARIA?
¿POR QUÉ NO HACEN CASO LOS HIJOS A LOS PADRES?
¿CÓMO PLANTEAR A LOS HIJOS LA SEPARACIÓN DE SUS PADRES?
¿Qué pueden hacer las familias para que lean sus hijos o hijas?
¿Cuál debe ser la actitud de los padres con los profesores?
¿QUÉ HACER PARA QUE MI HIJA SE GUSTE A SÍ MISMA?
¿QUÉ BENEFICIOS TIENE PARA LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS JUGAR AL AJEDREZ?
¿SABEMOS CUIDAR EL CAMPO EMOCIONAL DE LOS HIJOS?
TABLÓN
DE ANUNCIOS
•  Ayudas para actividades de Confederaciones y Federaciones de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (9-11-2007)
•  Niños y juguetes (28-12-2004)
•  Navegación segura de los niños (28-12-2004)
•  Ayudas para Asoc. de Padres y Madres (6-11-2003)
¿Hablamos de educación?
joseluis / Domingo, 16 de octubre de 2016

El próximo martes 18 de octubre a las 17’30, en el cole de Sahún, hablaremos sobre educación desde una perspectiva de comunidad educativa y partiendo de los planteamientos, la organización, la metodología y la experiencia de nuestro cole en estos últimos años. Todo ello recogido en la presentación:

Estás invitada ;-)

| 83 visitas | comentar

Próximas charlas y talleres en la escuela de Sahún
joseluis / Jueves, 29 de septiembre de 2016

Este curso retomamos las charlas y actividades de «Educando(nos) juntas» en la escuela de Sahún.

De momento, el próximo 4 de octubre a las 17’30 en el cole, ayudaremos a quienes quieran probar e instalar software libre en sus ordenadores.

Será un

 TALLER DE INSTALACIÓN DE SOFTWARE LIBRE

en el que usaremos Colebuntu como sistema operativo.

Si vas a traer tu ordenador NECESITAMOS SABER CON TIEMPO SI TIENE LECTOR DE DVD para preparar los instaladores.

Si quieres aprender a instalarlo y llevarte un pendrive para instalarlo en otros ordenadores tráete uno y lo dejaremos preparado.

Para cualquier duda puedes escribir a coledesahun@gmail.com o enviarnos un «telegram».


El martes 18 de octubre a las 17’30, en el cole, hablaremos sobre educación desde una perspectiva de comunidad educativa y partiendo de los planteamientos, la organización, la metodología y la experiencia de nuestro cole en estos últimos años. Todo ello recogido en la presentación:

 «Educando(nos) juntas»


Y nos gustaría tener otra charla, sin fecha todavía, sobre

 «Primeros auxilios para niños y niñas»

Cuando la tengamos organizada seguiremos informando.

Estáis invitadas a todas ellas. Nos vemos ;-)

| 65 visitas | comentar

A ti, que eres consciente de que a veces, no tratas del todo bien a tus hijos
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Viernes, 16 de septiembre de 2016

Empezamos un nuevo curso, empecemos reflexionando.... Es curioso como los padres no nos damos cuenta de lo importantes que somos para nuestros hijos, de la relevancia tan profunda que ejercemos sobre ellos.

Va pasando la vida, la infancia de las personas que más queremos, y no nos paramos a pensar en cómo les estamos ayudando o entorpeciendo, en su camino.

Nos obcecamos en que vayan al mejor colegio, saquen las mejores notas, se laven los dientes tres o cuatro veces al día, saluden educadamente a todos los familiares y vecinos…pero nos olvidamos de lo verdaderamente importante: el trato que les damos. Quisiera que reflexionaramos sobre cómo hablamos/tratamos a nuestros hijos y si crees que somos justas/os con ellos.

A veces tenemos malos días, lo sé. Pero todos los días no son malos y en muchas ocasiones, parece que con todo el mundo somos educados, menos con nuestros hijos.

Ellos te dicen cosas tales como:

-*“Mamá mira, mamá mira que he hecho, mamá ¿te gusta?”. Y tú contestas: “queeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeé, ¿no ves que estoy ocupada y no puedo mirarte?. Madre mía, ¡qué taladro!”.

-*“Papá, una cosa, Juan, el de mi clase, se ha metido conmigo”. “¿ Qué te ha dicho?” – le dices -. ” Que soy un torpe porque todavía no sé montar en bici”. Sabio de ti, le contestas: ” Es que es lo que eres hijo, yo a tu edad ya sabía ir en bici hacía años. Juan tiene toda la razón”.

-*“Papi, ¿ qué has hecho para cenar?”. Respondes: ” Pues lo que me ha dado la gana, a ver si es que vamos a tener que hacer el menú que a la niña le convenga”.

-* “Mamá, la tata me ha quitado mi juguete preferido”. Dices, ausente: ” De verdad, en qué momento se me ocurriría tener dos con lo pesados que son con los juguetes”.

-*“Papá, papá, quisiera que los Reyes me trajeran una “tablet”. Y dices: ” A ti carbón, que madre mía, no haces nunca caso”.

-*“Mamá, ¿ puedo apuntarme a natación con mi amiga Clara?”. Contestas: ” Sí, el banco hispano americano soy ahora. Céntrate en sacar buenas notas, que no vas a ser nadie en la vida como sigas así”.

Y podría ofrecerte una larga lista de actitudes similares a estas.¿ De verdad crees que esto es justo?.

Lo peor de todo es que está tan integrado en la sociedad, que es más común escuchar este tipo de cosas, que una conversación coherente, sana y serena de padres e hijos. Incluso hay personas que se lo toman a risa, como si los niños fueran los “últimos monos” de nuestro planeta ( cuando en realidad, son precisamente los primeros y más importantes).

Es relevante que tengas en cuenta que, muchos de estos padres, están atrapados en una falta de personalidad muy significativa en sus vidas:

-*Algunos viven con parejas que no les llenan, a las que no son capaces de decir que ya no son felices a su lado.

-*Agachan la cabeza en el trabajo, cuando un compañero insinúa alguna broma sobre ellos.

-* No se atreven a decirle a su suegra eso que tanto les ha molestado.

-*Siguen haciendo lo que sus amigos/conocidos ven correcto socialmente, y no realmente lo que quisieran.

-*Odian a lo que se dedican, pero no logran evadirse del miedo a cambiar.

-*Etc.

Es decir, pagan todas estas emociones internas con sus hijos, todo lo que no son capaces de gestionar correctamente en sus vidas. Utilizan sus frustraciones en contra de sus hijos sin ni siquiera darse cuenta.

El problema más importante que tienen estas personas es que se creen superiores a sus hijos, que tienen poder sobre ellos, que con ellos pueden hacer y deshacer a su antojo; cosa que con otros no pueden. Y este es un gran error.

Hay que despertar, reflexionar, regresar a la Tierra. Podemos estar perdiendo la oportunidad de nuestra vida: La oportunidad de educar, acompañar y guiar a las personas que más queremos, que más nos necesitan, hacia una vida feliz, libre, responsable y coherente

Una vida en la que no tengan miedos impuestos, posean su personalidad real, sean asertivos, sepan dialogar, respeten y sean respetados, cumplan sueños, superen retos, integren las adversidades como oportunidades de aprendizaje, disfruten de cada momento, confíen y sepan desconfiar, valoren, estén motivados ante el presente y el futuro, tomen decisiones personales sin influencias, etc. No malgastemos esta gran ocasión enfocando nuestras carencias en nuestros hijos, ya que de este modo, les cargamos de carencias a ellos

Que no te engañen, los hijos no necesitan nada más que: amor, respeto, comprensión y acompañamiento.

Y no creas nada cuando insinúen que con amor se vuelven violentos e indomables. Porque hay una realidad bien clara: el amor genera amor, la violencia genera violencia, las faltas de respeto generan faltas de respeto, el despotismo genera más despotismo…

Así que:

1.Mide tus palabras: antes de hablar, piensa. Antes de decir algo de lo que puedas arrepentirte, reflexiona. Controla tu ira, tu rabia, tus emociones y sé consciente de que a quienes tienes delante, es a tus hijos, no a tus enemigos.

2.Trabaja tus carencias: si sabes que tienes cosas que pulir, que mejorar, que cambiar. Si hay cuestiones de tu pasado, de tu infancia, que tienes muy dentro y te paralizan, ponte a ello. Lee, investiga, reflexiona, busca ayuda, avanza y supera. Notarás un gran cambio en vuestras vidas.

3.Nunca creas que eres superior a ellos, eres su guía no su “amo/a”: esta premisa hay que tenerla muy clara, hasta que no sea así, será imposible tratar a tus hijos como a iguales, como personas. Porque eso son, personas en crecimiento, en evolución…no títeres.

4.Reflexiona sobre la vida que quieres junto a tus hijos: es tan fácil como plantearte qué es lo que quieres para tu vida y para la de tus hijos. Tener una vida agobiada, estresada, sintiéndote siempre ahogada/o a la mínima; o una vida plena, con sus más y sus menos, pero plena, feliz, viva, llena. Y sabiendo que pones toda la carne en el asador para ofrecer a tus hijos lo mejor (emocionalmente hablando).

5.¡Adelante!, ves a por esta vida: este cambio está en tus manos, en las de nadie más. No te rindas, no desistas, no mires hacia otro lado. ¡Aprovecha la oportunidad, sólo se presenta una vez en la vida de cada uno de tus hijos!.

Sé que no es fácil, y que a veces el cansancio, el estrés y el día a día, te alejan de tu objetivo. Pero no te preocupes ni te sientas culpable, simplemente, levántate al día siguiente con ganas de hacerlo mejor, con ganas de ser realmente feliz junto a tus hijos.

| 183 visitas | comentar | sigue >>>

Hablar con los niños sobre terrorismo y guerra
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Sábado, 7 de mayo de 2016


En el mundo de hoy, las madres y padres nos enfrentamos al reto de explicarles a los niños la violencia, el terrorismo y la guerra. Aunque difíciles, estas conversaciones tienen una importancia extrema. Ellas nos proveen, a las madres y a los padres, la oportunidad de ayudar a los niños a sentirse más seguros y a entender el mundo en el cual ellos viven. La siguiente información puede ser de ayuda para los padres y madres cuando discutamos esos temas.

Escuchemos a los Niños:

  • Creemos un tiempo y lugar para que los niños hagan preguntas. No forcemos a los niños a hablar acerca de las cosas hasta que ellos estén listos.
  • Recordemos que los niños tienden a personalizar las situaciones. Por ejemplo, ellos se pueden preocupar por los amigos y familiares que viven en una ciudad o estado asociado con los incidentes o eventos.
  • Ayudemos a los niños a encontrar la forma en que ellos se puedan expresar. Algunos niños puede que no sean capaces de hablar acerca de sus pensamientos, sentimientos o temores. Otros pueden sentirse más cómodos dibujando cuadros, jugando con juguetes o escribiendo historias o poemas directa o indirectamente relacionados con los eventos actuales.

Contestemos a las Preguntas de los Niños:

  • Usemos palabras y conceptos que el niño pueda entender. Formulemos la explicación en forma apropiada a la edad y nivel de entendimiento del niño. No abrumemos al niño con mucha información.
  • Demos a los niños contestaciones e información sincera. Los niños casi siempre saben cuándo no estamos siendo sinceros. Seguramente habrá que repetir las explicaciones o tener varias conversaciones. Alguna información puede ser difícil de aceptar o de entender. Si el niño hace la misma pregunta una y otra vez, esto puede ser una forma de buscar verificación y certeza.
  • Reconozcamos y respaldemos los pensamientos, sensaciones y reacciones del niño. Dejémosle saber al niño que nosotros creemos que sus preguntas y dudas son importantes.
  • Seamos consistentes y demosle confianza, pero no hagamos promesas irreales.
  • Evitemos el estereotipar los grupos de personas a base de raza, nacionalidad o religión. Hagamos uso de la oportunidad para enseñarle tolerancia y explicarle los prejuicios.
  • Recordemos que los niños aprenden al observar a sus padres y maestros. Ellos están muy interesados en cómo nosotros respondemos a los eventos. Ellos aprenden al escuchar nuestras conversaciones con otros adultos.
  • Permitamos que los niños conozcan cómo nos sentimos. Es correcto que ellos sepan si estamos ansiosos o preocupados con los eventos. Sin embargo, no los sobrecarguemos con preocupaciones.
  • No confrontemos la manera en la cual el niño maneja los eventos. Si un niño se siente seguro al decir que las cosas están pasando «bien lejos,» generalmente es mejor si no se le contradice. Puede que el niño necesite pensar de esa menera para sentirse seguro.

Proveámosles de Apoyo:

  • No permitamos que el niño vea en la TV mucha violencia e imágenes que lo sobresalten. Las imágenes o escenas repetitivas de aquello que lo asusta pueden ser perturbadoras, especialmente para los niños menores.
  • Ayudemos a los niños a establecer una rutina y horario predecible. Los niños se sienten seguros cuando hay estructura y familiaridad. La escuela, deportes, cumpleaños, días festivos y actividades en grupo adquieren mayor importancia durante los tiempos de estrés.
  • Coordinemos la información dada en la escuela con la del hogar. Debemos de saber acerca de las actividades y discusiones en la escuela. Los maestros deben de saber acerca de los miedos y preocupaciones particulares del niño.
  • Los niños que han experimentado un trauma o pérdidas puede que tengan reacciones más intensas con respecto a las tragedias o noticias sobre la guerra o incidentes terroristas. Estos niños puede que necesiten apoyo y atención extra.
  • Estemos pendientes a los síntomas físicos relacionados con estrés. Muchos niños demuestran su ansiedad y estrés quejándose de dolores y achaques físicos.
  • Vigilemos las posibles preocupaciones con películas violentas o con los juegos de video/computadora sobre temas de guerra .
  • Los niños que parecen estar demasiado preocupados o con mucho estrés acerca de la guerra, peleas o terrorismo deben de ser evaluados por un profesional de la salud mental cualificado. Otros indicios de que el niño pude necesitar ayuda profesional incluyen: problemas continuos al dormir, pensamientos persistentes que lo perturban, imágenes que le dan miedo, temores intensos acerca de la muerte, problemas de separación de los padres o con el ir a la escuela. El médico del niño puede asistir haciendo los referidos apropiados.
  • Ayudemos a los niños a comunicarse con otros y a expresarse en el hogar. Algunos niños pueden querer escribir cartas al presidente, gobernador, períodico local o las familias apenadas por el luto.
  • Permitamos que los niños sean niños. Ellos puede que no quieran pensar o hablar acerca de estos eventos. Está bien si ellos prefieren jugar pelota, trepar los árboles, correr bicicleta, etc.
  • A cualquier persona se le hace difícil comprender o aceptar la guerra y el terrorismo. Es fácil de entender el por qué los niños pequeños se sienten confundidos, alterados y ansiosos. Los padres, maestros y adultos que los cuidan podemos ayudar oyéndolos y respondiéndoles de manera honesta y consistente, y dándoles apoyo. La mayoría de los niños, aun aquellos expuestos a trauma, son bastante resistentes. Como muchos adultos, ellos pueden y sobrepasan los tiempos difíciles siguiendo adelante con sus vidas. Al crear un ambiente abierto donde ellos se sientan libres para hacer preguntas, los padres pueden ayudarlos a enfrentarse a estas situaciones y así reducir la posibilidad de dificultades emocionales.
| 101 visitas | comentar

La obediencia de nuestros hijos entre 6 y 12 años
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Martes, 17 de noviembre de 2015

A los seis años de edad, un niño ya está capacitado para colaborar en casa, hacer algún que otro recado, empezar a responsabilizarse de sus cosas y gozar de cierto grado de autonomía. Es muy importante que desde ahora le inculquemos el hábito de obedecer y que no rebajemos planteamientos. De lo contrario, corremos el riesgo de ver cómo llega a la adolescencia sin que haya adquirido nunca la costumbre de hacernos caso. Desde ahora, garantizar un clima de armonía familiar depende, en gran medida, de la atención que le prestemos a este aspecto de su educación.

¿Está adquiriendo nuestro hijo el mal hábito de la desobediencia?

En algunas ocasiones la desobediencia es clara y rotunda: nuestro hijo se niega a cumplir nuestras órdenes de una forma explícita o hace, precisamente, lo que le hemos prohibido desafiando así nuestra autoridad. Este tipo de rebeldía es fácilmente detectable. Debemos estar alerta para actuar enérgicamente si se produce con excesiva frecuencia.

Sin embargo, muy a menudo la desobediencia se expresa de una forma mucho más sutil y camuflada. Por ejemplo, cuando nuestro hijo

  • hace como si no nos hubiera oído y se ampara luego en esta excusa para justificarse
  • repite que sí reiteradamente para no tener que oírnos más pero no tiene intención de cumplir con la petición
  • busca excusas del tipo: “No hago la cama porque llegaré tarde a clase”, “no puedo ir a la compra porque ayer en clase de gimnasia me hice daño en el pie”
  • expresa su desobediencia mediante comportamientos exagerados, como cerrar de golpe la puerta, utilizar palabrotas, llorar…

¿Por qué es desobediente nuestro hijo?

En ocasiones, los padres estamos más pendientes de nuestro hijo cuando se comporta de manera inadecuada, ya sea para regañarle o castigarlo, que cuando lo hace de forma correcta. Esto conlleva a menudo que los niños se nieguen a cumplir nuestras exigencias con el fin de llamar nuestra atención.

Alrededor de los 8 años de edad, es normal que los niños discutan todas las exigencias impuestas por sus padres. El motivo principal es que su capacidad de razonamiento se está desarrollando y, a menudo, la ponen a prueba con sus padres.

Otros factores que pueden estar motivando la desobediencia de nuestro hijo son que:

  • está ocupado en una actividad más placentera que aquella que nosotros le estamos pidiendo
  • no oye realmente lo que le pedimos, porque está distraído en otra actividad. Debemos distinguir esta circunstancia de aquellas ocasiones en que hace ver que no nos ha oído
  • no comprende lo que le mandamos
  • está habituado a que nosotros acabemos haciendo por él lo que le pedimos
  • sabe que los padres repetiremos varias veces la indicación, antes de que él deba responder

¿Cómo podemos actuar ante la desobediencia de nuestro hijo?

| 134 visitas | comentar | sigue >>>

Errores que cometemos los padres al hacer los deberes con nuestros hijos
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Jueves, 8 de octubre de 2015

Más allá del debate sobre si los alumnos tienen que hacer o no deberes en casa, lo cierto es que realizar las tareas escolares fuera del horario lectivo es un pilar del sistema educativo en España. Muchos defienden que los deberes refuerzan los aprendizajes de clase, que ayudan a crear hábitos de trabajo, superación y disciplina y que refuerzan la concentración y la memoria. Es una labor y una responsabilidad de los hijos, pero los padres también cumplen un papel: el de vigilar, apoyar y seguir que los chicos cumplan las tareas y resolver sus dudas, pero nunca, nunca hacerles los deberes.

Los deberes son una responsabilidad asumida por muchas familias. El 80% de los alumnos en Primaria recibe ayuda de sus padres para hacer las tareas escolares y el 45% de los estudiantes en Secundaria, según una encuesta elaborada por TNS Demoscopia. Pero, sin duda, ayudar a los hijos a realizar los deberes puede ser motivo de tensión y conflicto en casa, incluso puede suponer una gran carga, sobre todo, para muchos padres que trabajan y les falta tiempo de dedicación a los hijos.

Para llevar bien esta gran responsabilidad, es conveniente conocer cuáles son los ERRORES más comunes que cometen los padres a la hora de realizar los deberes con sus hijos y cómo solventarlos. Carmen Guaita, profesora y vicepresidenta del sindicato de profesores ANPE, explica los fallos más habituales y ofrece las claves para realizar con éxito estas tareas:

1. Hacer los deberes en cualquier sitio, en la cocina mientras se prepara la cena; en el cuarto de estar mientras otros ven la tele…

En su lugar: Procurar que el «momento deberes» sea importante para la familia: en un lugar fijo, es mejor si es su propio rincón de estudio. Si no se dispone de él, en un ambiente de silencio y trabajo general en la casa, sin distracciones, sin tele... «Debemos demostrar que nos los tomamos en serio —dice Guaita—. Si mientras los chicos trabajan, papá o mamá leen o también trabajan estaremos mandando un buen mensaje».

2. Protestar como adultos sobre la cantidad o calidad de los deberes.

En su lugar: Aceptarla realidad. «Los deberes son los que son y los que tocan. Si vemos que sobrepasan a nuestro hijo, debemos acudir al centro educativo para notificarlo, pero en casa se debe respetar todo lo posible la decisión del profesor. Estamos preparándoles para la vida, y en la vida habrá mucho trabajo y esfuerzo», afirma la profesora.

3. Hacerlos nosotros.

En su lugar: Realizar las tareas escolares de los hijos ni aumenta su capacidad de trabajo ni su disciplina, ni les hace aprender nada nuevo. «El sentido común, la gran herramienta que todos los padres tenemos aunque a veces no le hagamos caso, ya nos lo está diciendo».

4. Entender los deberes solo como nuevos aprendizajes de conocimientos.

En su lugar: Los deberes escolares son refuerzos para el aprendizaje y, sobre todo, una ocasión para aprender a trabajar de manera autónoma. Los padres pueden explicarles las dudas, pero mucho más razonable es ayudarles a encontrar la respuesta que buscan: en sus propios libros de texto, en internet…

5. Convertir los deberes en el «momento regañina» de cada día.

En su lugar: Convertir el tiempo de hacer deberes en un tiempo de paz y tranquilidad. Si el alumno tiene dificultades, puede y debe consultarlas con sus profesores al día siguiente. Es muy perjudicial crear en casa ansiedad ante lo relacionado con la escuela.

6. No tomar en serio su necesidad de presencia y apoyo.

En su lugar: Soltar el smartphone y estar disponibles para ellos, mirándoles y escuchándoles cuando así lo requieran.

7. Imponer un control absoluto.

En su lugar: «Si quieren que les tomemos la lección, debemos hacerlo. Si les ponemos nerviosos o ellos nos ponen a nosotros, es mejor confiar en su responsabilidad. Y decirles en voz alta que confiamos en ella», dice Guaita.

8. Evitar el diálogo con los profesores.

En su lugar: Potenciar el diálogo y la colaboración con los profesores y consultarles si hace falta alguna ayuda suplementaria.

9. Permitir que afronten las tareas escolares agotados ya de tareas extraescolares.

En su lugar: Las actividades extraescolares son necesarias pero no pueden ser obsesivas. Los alumnos pueden tener demasiadas modalidades: deporte, idiomas, música, ajedrez… todo a la vez. Es mejor adecuarlas a la personalidad e intereses del hijo y permitir tardes en las que solo haya que jugar en casa y estudiar.

10. Ser anárquicos.

En su lugar: Los deberes son, sobre todo, un aprendizaje del trabajo autónomo y la autodisciplina. Para Guaita, «les ayudamos si les animamos a establecer un tiempo mínimo y máximo, siempre a la misma hora, en el mismo sitio, siempre con el móvil apagado. Todo tiene su momento es un gran aprendizaje para un niño pero son sus padres quienes deben mostrárselo. También con el ejemplo».

Cómo organizar el tiempo de los deberes

A cada edad su tiempo. Con 15 minutos es suficiente para que los más pequeños lean o ejerciten cálculos matemáticos. De 6 a 8 años: entre 30 y 40 minutos. De 8 a 10 años: una hora. A partir de esa edad: entre 60 y 90 minutos. En Bachillerato: entre dos y tres horas.

Establecer una hora de comienzo y otra de finalización.

Hacer una pausa de entre dos y diez minutos cada hora de estudio.

No empezar por la asignatura más difícil. Pasados 30 minutos es cuando los niños alcanzan su máximo rendimiento. A la hora y media, el rendimiento disminuye. Deben afrontar las asignaturas más fáciles.

A partir de los 6 años ya son autónomos para empezar a hacer los deberes solos.

| 40 visitas | comentar | sigue >>>

Diversidad
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Miércoles, 16 de septiembre de 2015

| 27 visitas | comentar | sigue >>>

Final de curso
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Jueves, 11 de junio de 2015

Junio es un mes de prisas, nervios… y exámenes. Llega el momento del último esfuerzo que permitirá a nuestros hijos acabar el curso satisfechos y, a ser posible, sin demasiadas cargas para el verano. Ellos notan la presión y durante estos días pueden tener reacciones diversas, volverse irascibles, descentrarse o perder la motivación. Aquí tenemos algunos consejos con los que podremos ayudarles a finalizar el curso con éxito.

CINCO CONSEJOS PARA AFRONTAR JUNIO CON CALMA

Hay dos reacciones típicas ante la llegada del fin de curso y el periodo de exámenes. Los niños y adolescentes más responsables mostrarán nerviosismo, miedo a fracasar y hasta rechazo a enfrentarse a las evaluaciones. En cambio, otros perderán interés, por el cansancio de todo el curso acumulado. Sea cual sea el caso , hay algunos consejos para reaccionar de forma adecuada que nos servirán para ayudarles:

1. Aportar tranquilidad. En este periodo de ansiedad, tenemos que convertirnos en el pilar de seguridad y calma en el que nuestro hijo se apoye. Mantener la casa lo más tranquila posible, respetar su espacio de trabajo mientras está estudiando y, durante los descansos, ayudarle a desconectar y despejarse, ya sea en casa o al aire libre, para que no pase el día únicamente estudiando y centrado en los libros. Por ejemplo, es recomendable que haga algo de deporte o ejercicio también durante esta época, aunque tenga menos tiempo, porque esto contribuirá a tranquilizar y despejar su mente.

2. Buscar el equilibrio entre control y apoyo. Es importante que estemos pendientes de que estudie y prepare la última evaluación o los exámenes finales, según el caso. Pero evitar presionarle o agobiarle porque puede resultar contraproducente. Podemos ofrecerle ayuda para planificar el estudio, repasar algún tema o área que le resulte más complicada y practicar juntos preguntas y respuestas. Escúchale y trata de ayudarle si plantea algún problema concreto, muestra interés y conoce las fechas de cada prueba, pero no añadas más tensión a la que ya tiene que afrontar.

3. Alimenta su mente. Durante el periodo de exámenes es importante que nuestros hijos coman bien y tomen alimentos saludables y nutritivos que no resulten demasiado pesados. Es preferible que se siente a la mesa con calma; evitar que coma cualquier cosa rápida mientras estudia. El desayuno, la comida y la cena pueden ser momentos de descanso perfectos para que desconectar del estudio durante un rato en familia. Su cuerpo y su mente lo agradecerán.

4. Haz que respete las horas de sueño. Aunque arañe algún minuto más al día para repasar esa última prueba final, es importante que el niño duerma las horas necesarias. El estudio nocturno no suele ser muy efectivo. Es mejor que antes de irse a la cama tenga un breve espacio de ocio, puede ver un rato la televisión o leer, y luego tomar una bebida caliente antes de ir a dormir. De este modo se meterá en la cama más tranquilo y despertará con fuerzas renovadas.

5. Si falla, anímale. Si el examen no sale bien, evitemos perder los nervios o reñirle. Podemos analizar juntos qué ha fallado: si dejó el estudio para última hora, los nervios le jugaron una mala pasada o hay carencias concretas en la asignatura. En cualquier caso, habla con el profesor o el tutor de clase para comentar los posibles problemas del niño, conocer qué aspectos debe trabajar y establecer un plan para los exámenes de recuperación o para el verano. Enséñale que fracasar es secundario; lo más importante es que sea capaz de reaccionar y solucionarlo.

| 37 visitas | comentar | sigue >>>

¿Una generación de niños distinta?
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Sábado, 2 de mayo de 2015

Las nuevas tecnologías y el ocio

Estamos ante una nueva generación de niños que son “nativos tecnológicos”, desde que nacen tienen acceso a móviles inteligentes, tabletas y ordenadores, ven a sus padres trabajar y divertirse con ellos, y están acostumbrados a utilizarlos desde bien pequeños. Hoy en día, los niños de dos años saben perfectamente cómo se ven fotos o vídeos en las tabletas o en el teléfono. Pero eso no implica que los niños tengan que tener acceso indiscriminado a las nuevas tecnologías, o que tengan que tener una tableta o un ordenador desde pequeños.

Los niños están inmersos en mundo tecnológico, por eso, no podemos pretender que no tengan juegos tecnológicos, pero sí debemos regular su uso, y no permitir que sólo jueguen con ordenadores y videoconsolas. No olvidemos la importancia y las bondades que tienen los juguetes tradicionales en el niño y cómo estos fomentan unos procesos de aprendizaje que no realizan los videojuegos.

Los niños pequeños no deben jugar a videojuegos más de 30 minutos diariosLa actitud de los padres con los niños ante el uso de nuevas tecnologías para el ocio nunca puede ser pasiva. Los padres tienen que poner límites en su uso. Lo ideal es que se utilice como premio, que su uso se tenga que “ganar”, siguiendo unas pautas muy simples, para poder utilizarlas siempre tienen que estar, por ejemplo, los deberes hechos, haber obedecido durante el día, y no protestar cuando te mande apagarlo.

Por otro lado el tiempo debe estar siempre controlado: con niños pequeños no más de 30 minutos diarios. Cuando son adolescentes, también hay que seguir ejerciendo un control en cuanto a los horarios de utilización, tiempo máximo de uso, y no dejarles acceso a cualquier página o juego.

Conseguir esto es difícil, pues en la sociedad actual, en la que ambos padres trabajan y en ocasiones con horarios muy extensos, el sentido de culpabilidad afecta a muchos padres. Se sienten culpables por pasar poco tiempo con sus hijos, y el poco rato que están con ellos, les cuesta marcar las normas y los límites, por lo que no suelen limitar el acceso a los ordenadores y videojuegos de sus hijos. Por eso, no olvidemos que lo importante es la calidad del tiempo que se pasa con los hijos. Debemos recordar que los niños necesitan normas y límites, pues aunque en un primer momento les puede costar aceptarlas, es algo que les dará seguridad y confianza.

Pautas que deben de seguir los padres

Los niños necesitan que les marquemos las normas y los límites, y eso implica en todos los aspectos de la vida, si cuando son pequeños no les dejamos ir solos por la calle, ¿por qué vamos a dejarles navegar solos por Internet? Les hablamos mucho de los peligros de la calle, pero no de las nuevas tecnologías.

• Hay que informar a los niños, y controlar el uso que hacen, tanto de tiempo, como de tipo de juegos y páginas que visitan.

• Debemos estar con ellos mientras juegan (sobre todo cuando son pequeños o cuando no conozcamos el juego o la página o red social a la que acceden).

• Pongamos el ordenador, la tabletas y otros dispositivos electrónicos a la vista de todos, no permitamos que se encierren en su habitación mientras lo utilizan. La pantalla siempre tiene que estar a la vista del adulto.

• No permitamos que jueguen a juegos que no son de su edad. A ningún padre se le ocurría dejar beber o fumar o ver pornografía a su hijo, ¿por qué sí que se permite con los videojuegos? Si pone que es para mayores de x años, será por algo.

• Los niños de hoy en día están inmersos en el mundo tecnológico y las redes sociales forman parte de él. Pero eso no implica que estén preparados para ellos. Muchas veces estas herramientas se les quedan grandes y no son capaces de asumir la responsabilidad o las consecuencias del uso de las mismas.

• Hasta que el niño cumpla 18 años, los padres son los responsables de todo lo que está colgando el menor en la red, así que como responsables que son, deben de vigilar lo que éste suba en su página. Sobre todo haciendo especial hincapié con las fotos y la información que se suministra (que no ponga su dirección, por ejemplo). Observar también con quién están hablando y advertirles de los peligros de hablar con desconocidos en las redes sociales.

¿Qué pasa con los juegos tradicionales?

Los niños tienen que aprender a jugar a todo, tanto con las nuevas tecnologías como con juegos tradicionales. Los juegos tradicionales favorecen aprendizajes que no se consiguen con las nuevas tecnologías. Como por ejemplo, los juegos de plastilina, los recortables, vestir y desvestir muñecos… son buenos para trabajar las destrezas finas, además de la paciencia del niño. Los juguetes tradicionales son importantísimos para favorecer una correcta estimulación en edades tempranas.

Es importante que los niños jueguen en la calle con otros niños. Cuando lo hacen, lo habitual es que no jueguen ellos solos, sino que lo hagan con más niños, por lo que previamente al juego, tendrán que negociar entre todos a qué van a jugar, cómo jugar, cuáles son las normas del juego… En este proceso implicamos procesos atencionales, de negociación, y de aceptación de unas normas y unas reglas previamente pautadas y aceptadas por el grupo, un aprendizaje muy valioso para su futuro. Los juegos que se realizan en la calle permiten una mayor movilidad de los niños, por lo que, además de hacer ejercicio, se trabaja la psicomotricidad, la coordinación (juegos de saltar a la comba, goma, mientras se canta una canción…) o el desarrollo de las destrezas finas, como puede ser jugar con la arena. Eso sí, hay un momento para cada cosa, no les llevemos al parque con una consola, porque si no, no conseguiremos los objetivos comentados.

| 35 visitas | comentar | sigue >>>

EDUCANDO JUNTAS: «El cerebro de plastilina»
joseluis / Jueves, 16 de abril de 2015

En la escuela de Sahún queremos poner en marcha de nuevo nuestras sesiones de “Educando juntas”. Por ello, este lunes 20 a las 17:15, estáis invitados a una Charla sobre el Proyecto educativo:

EL CEREBRO DE PLASTILINA

Se trata de un proyecto que llevaremos a cabo en el aula de Sahún durante varias sesiones, y que serán impartidas por Laura Latorre, diplomada en Relaciones Laborales, Mercedes Fernández, Psicóloga, y Olga Segura, licenciada en Bellas Artes, formadas en BioNeuroEmoción (BNE) y especialistas en Programación Neurolingüística (PNL).

El objetivo de este proyecto es dotar de recursos a los niños y niñas de primaria para que identifiquen y gestionen sus propias emociones.

El proyecto se basa en la PNL y la BNE pero adaptado y traducido al universo del niño.

La BNE es un método humanista que ayuda o enseña a la persona a hacer un cambio de percepción de las situaciones que vive, llevándolo a un cambio de la emoción de dicha situación.

La PNL, por otro lado, estudia los procesos a través de los cuales las personas aprendemos, pensamos, actuamos, organizamos nuestras informaciones internas, y nos ayuda a obtener recursos para realizar cambios. Nos aporta un conjunto de herramientas y técnicas sencillas para potenciar la excelencia humana.

La charla está propuesta para dar a conocer el proyecto a las familias implicadas, pero también puede servir a otras familias y al profesorado para conocer un poco mejor que son la BNE y la PNL, y sus aportaciones para la educación emocional y para la educación en general.

¡Nos vemos en Sahún!

| 391 visitas | 1 comentario | comentar

16 recursos para motivar a los niños
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Miércoles, 11 de marzo de 2015

La motivación es la preparación mental para ejecutar una acción con interés. Es fundamental trabajar la motivación desde casa para empujarles a desarrollar desde las tareas más cotidianas hasta las más «extraordinarias» que les supongan un reto importante.

http://www.desarrollodeltalento.com...

| 122 visitas | comentar | sigue >>>

Complejos: no me gusta como soy
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Miércoles, 4 de febrero de 2015

Nariz grande, demasiado gordos, excesivamente flacos, muy desgarbados, altos, bajos… cualquier característica física puede convertirse en un tormento para un niño. Ayudarles a superarlos y a aceptarse no es tarea fácil, pero tampoco imposible Los complejos son irracionales y pensar de forma reiterada en lo que no nos gusta de nosotros puede provocar inseguridad y baja autoestima. A veces corresponden a una realidad, otras simplemente responden a una auto-percepción distorsionada. En unos casos son la consecuencia a la burla de algún compañero, en otros están motivados porque se comparan con las imágenes perfectas que se muestran en la publicidad o la televisión. Sea como sea nadie está a salvo y pueden hacer que se sienta inferior y afectándole en sus relaciones sociales y escolares.

Los niños que tienen alguna característica “diferente” siempre han sido objeto de burlas y en ocasiones han recibido apodos. En todas las clases y en todas las épocas ha existido el gafotas, el patoso o el gordinflon, por poner algunos ejemplos, aunque quizá en esta época los niños estén más preocupados por su aspecto, ya que vivimos en una sociedad en la que a veces sin darnos cuenta, damos mucha importancia al físico, lo que es percibido por los menores, que además tienen como referencia los modelos que aparecen en la televisión y en la publicidad. A partir de los 8-10 años es cuando pueden empezar a sufrir estos “complejos”, ya que es cuando se tiene percepción de la propia imagen y la de los amigos empiezan a cobrar importancia. En la adolescencia se pueden acentuar ya que es una etapa en la que se cambia físicamente, la personalidad se está definiendo y es muy importante la aceptación del grupo.

Cómo superar los complejos Cuando un niño o adolescente no le gusta y le supone un problema algún rasgo personal físico, los padres no deben minimizar lo que siente, diciéndole que no pasa nada o que es una exageración, ya que aunque a nosotros nos parezca una tontería, su sufrimiento es real.

Así pues, frases como “siento que estés preocupado…” o “podemos hablarlo, cuéntame como te sientes…”, le ayudarán a expresar sus sentimientos.

Es necesario darle herramientas para hacer frente a sus inseguridades. Si es pequeño y sufre las burlas de los compañeros por una diferencia física, hay que explicarle que cada persona es diferente y que cuando alguien se mete con ellos es para sentirse superior. Hay que enseñarle a valorarse, destacando y potenciando sus cualidades y virtudes positivas.

En otras ocasiones el complejo está motivado por una imagen distorsionada de ellos mismos al compararse con otros compañeros o actores preferidos. En estos casos es importante que aprendan a quererse tal y como son, con sus defectos; conviene recordarle sus virtudes para que se valore, y comentar que es frecuente lo que le ocurre y que poco a poco aprenderán a gustarse como son.

Hay que enseñar a los hijos a ser como son, a vivir de acuerdo a sus gustos y características, sin que les importe lo que piensen de ellos. Decirles que es imposible gustar a todo el mundo y que siempre habrá gente más guapa y más fea, más delgada o más gorda, pero que la apariencia física no es importante, sino que lo realmente importante es la forma de ser.

Los padres deben estar atentos para saber detectar cuando un niño sufre por estos temas, ya que a veces se muestran retraídos y tristes, pero en otras ocasiones pueden ocultarlo bajo una actitud altiva, comportándose de forma desafiante.

Lo más importante para superar un complejo es quererse uno mismo, conocer sus defectos y virtudes tanto físicas como de carácter y aceptarlas. Puede ser de ayuda pedir al adolescente que haga una lista de lo que piensa que son sus defectos y también sus virtudes, de forma que les pueda hacer frente y darse cuenta de todas las características positivas que tiene.

Recordarle que no debe lamentarse constantemente de sus defectos, ya que eso repercutirá en la imagen que los demás tengan de ellos y reforzar su autoestima para hacer que gane en confianza y seguridad.

También es importante enseñar a los niños a superar los pequeños problemas de su vida, de forma que aprendan a resolver los conflictos que tendrán que superar de adultos, y aceptar las contrariedades, ya que esto forma parte del proceso de aprendizaje.

No te olvides…
- Darles ejemplo. Si ellos ven que valoras en exceso tu imagen física o la de los demás, aprenderán a valorarse ellos mismos según su apariencia

- No destacar sus defectos y potenciar en cambio sus cualidades.

- Valorarles. Para un niño es muy importante su entorno familiar, por eso si no se siente querido y valorado puede que aumente su inseguridad

- Ponerle ejemplos de personas que a pesar de tener algún defecto han triunfado. De forma que comprendan que se puede convertir en positivo el ser diferente.

| 52 visitas | comentar | sigue >>>

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2015
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Lunes, 22 de diciembre de 2014

| 40 visitas | comentar | sigue >>>

Los 7 beneficios de la lectura
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Domingo, 14 de diciembre de 2014

Nuestros hijos aprenden con el ejemplo, si nos ven leer seguro seremos el argumento más convincente para elllos porque posibilita la imitación, animando al niño o la niña a hacer aquello que hace una persona que tiene prestigio para ella como es su padre o su madre.

Leer influye de muchas formas en tu mente y en tu vida. Además, en un plano fisiológico se ha demostrado que quienes leen activamente son capaces de incrementar la conectividad de sus neuronas.

Mientras tanto en el plano emocional se ha demostrado que al leer – fundamentalmente ficción- se incrementa nuestra capacidad para simular el estado mental de otros y poder sentir más empatía y comprensión por los demás.

http://lamenteesmaravillosa.com/sie...

| 89 visitas | comentar | sigue >>>

Siete cosas que nunca te contaron para lograr que tus hijos sean felices.
AMPA DE CASTEJÓN DE SOS / Miércoles, 3 de diciembre de 2014

El problema actual no es otro que la falta de tiempo: «Ahora los padres cuentan con muchos manuales, están y se han preparado mucho profesionalmente, pero no tienen tiempo y esto hace que se olvide un poco el sentido común que es lo que se necesita, básicamente, para educar a un niño».

http://www.elmundo.es/yodona/2014/1...

| 55 visitas | comentar | sigue >>>


^SUBIR^
^SUBIR^